¿Quién teme al 'outlet' de Viladecans?

stop

La competencia, los pequeños comerciantes y algunas instituciones ponen en duda la idoneidad de este complejo comercial

14 de julio de 2013 (02:00 CET)

El pasado abril se presentaba a bombo y platillo el nuevo outlet de Viladecans, en la provincia de Barcelona, con el respaldo del conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig. Tres meses después, no sólo se mantiene la oposición a este nuevo centro por parte de los pequeños comerciantes, sino que a ellos se unen otras fuerzas.

El outlet se construirá en unos terrenos de 7,5 hectáreas que vendió la Generalitat a través del Institut Català del Sòl (Incasol) por 80 millones de euros al grupo Neinver. Esta decisión ha creado malestar en el pequeño comercio de barrio y entre algunos competidores.

Recurso contra el Govern


Es el caso de Unibail-Rodamco. Esta compañía gestiona varios centros comerciales en España y ha interpuesto esta semana un recurso contencioso contra la Generalitat por considerar que la licencia que se la ha otorgado a Neinver podría haber incurrido en alguna ilegalidad ya que no se adapta a la normativa actual.

De momento, la compañía ha dejado las cosas en manos de la justicia y no quiere dar más detalles al respecto, según ha explicado a Economía Digital.

El equipo de Mas confía en la justicia

Sin embargo, el Govern reitera que, aunque según el modelo comercial actual no sería posible, la construcción de este centro se autorizó bajo la anterior reglamentación que sí lo permitía. Al final, ¿quién tiene la razón? Habrá que esperar a que se pronuncie el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y ponga fin a este conflicto.

“Estamos pendientes de cómo actuará la justicia. Defendemos que se han seguido los trámites legales correspondientes”, han señalado fuentes de la administración a esta publicación. No obstante, nadie explica la fecha exacta en la que se aprobó la licencia.

El departamento de Empresa i Ocupació matiza que se otorgó en 2011, con el anterior gobierno y bajo una normativa que abría la puerta a la instalación de superficies comerciales de estas características fuera de las zonas urbanas consolidadas.

La patronal, recelosa con el proyecto

Pero éste no es el único frente abierto que tiene Viladecans The Style Outlets, como se le ha nombrado al proyecto. Además, Pimec, en apoyo a las asociaciones del Baix Llobregat, defiende que este suelo industrial no debería destinarse a fines comerciales.

La localización del espacio comercial estaba destinado, en un principio, a la creación del Parque Aeroespacial y de la Movilidad de Catalunya. Al final, este proyecto se ha desvanecido y la Generalitat ha conseguido llenar las arcas con el acuerdo alcanzado con Neinver. “No dudamos de su legalidad pero ha cambiado el uso de estos terrenos y no estamos de acuerdo”, explica el secretario de la patronal, Enric Calvo.

La institución considera, junto a la Confederació de Comerc de Catalunya, que este equipamiento comercial no está pensado ni destinado para los ciudadanos de Baix Llobregat o lugares colindantes. A ello hay que añadir, también, que cuando se trata de un outlet hay que garantizar que se destine a liquidar el stock de los fabricantes y no a hacer prendas enfocadas a esta venta de bajo coste. Por último, asegura, hay que evaluar el impacto real que tendrá en la zona.

“Sobre los efectos que verdaderamente tendrá este outlet nadie sabe darnos una respuesta. Esta zona ya tiene una amplia oferta de superficies comerciales. Se trata de poner algo donde ya hay mucho de eso”, detalla Calvo.

Sin respuesta

En el sector se especula, y mucho, de que la licencia para este centro se dio en un momento muy cercano a un cambio gubernamental en Catalunya, de modo que habría entrado en la normativa anterior, aunque por los pelos. “Queremos que se esclarezcan las condiciones bajo las que se concedió esta licencia pero todavía esperamos una explicación por parte de la Generalitat”, explica el coordinador de ICV en el Baix Llobregat, Arnau Funes.

Con todo, quedan muchas grietas abiertas sobre este nuevo centro que, pese a las críticas de varios colectivos, sigue con su timeline. De momento se llevan a cabo las infraestructuras públicas necesarias para comenzar a alzar los cimientos de este establecimiento, centrado en la moda low cost tan solicitada en estos tiempos de crisis.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad