Renfe avisa que la indignación con la huelga de celo de los maquinistas puede llevar a la Generalitat a privatizar Cercanías

stop

El director general de viajeros, Enrique Urkijo, pide a Semaf que ponga en cintura a los 40 trabajadores que están provocando el caos en el transporte y no garantiza el servicio este miércoles

Esquinas, Parralejo, Urkijo y Remacha

25 de enero de 2011 (19:41 CET)

“Si la Generalitat dice que la calidad de prestación de los servicios de Cercanías no es razonable, pueden empezar a buscar otras formulas”. Con estas palabras, el director general de viajes de Renfe, Enrique Urkijo, ha cargado este martes contra los 40 maquinistas de Semaf que están detrás de la huelga de celo que paralizan los trenes catalanes: “se llenan la boca hablando de defensar el servicio público y ponen la alfombra roja a su privatización”. El mismo Francesc Homs, portavoz del Govern, ya ha tachado la acción de “inadmisible” y el Ejecutivo ha abierto un expediente a Renfe. Un paso que el número dos del grupo ve “muy lógico”.

En un día en que se han cancelado más de 38 convoies y el servicio ha acumulado unos 30 minutos de retraso de media, tal como ha reconocido el director de Cercanías, Miguel Ángel Remacha; crece la indignación entre los pasajeros. Unas incidencias que continuarán este miércoles ya que “al no haber una huelga formalmente convocada, no podemos garantizar el servicio”, afirma Urkijo. Eso sí, durante la noche intentarán llegar a un punto de acuerdo con los maquinistas.

En un pronunciamiento muy duro, el responsable de viajeros ha pedido al sindicato mayoritario que ponga en cintura a los insubordinados. “Se necesita un equilibrio entre dejar a la gente tirada en las estaciones y el bien que se quiere defender, y aquí hablamos del confort de una silla”. Además, ha manifestado que las peticiones que han puesto encima de la mesa los maquinistas rebeldes son inaceptables. “Cobran cerca de 60.000 euros anuales y ahora quieren 12 días de vacaciones más, que se les suba el sueldo otros mil euros y trabajar menos horas, cuando de media prestan cinco de servicio”.

Con todo, ha dejado la puerta abierta a negociar la aplicación del plan laboral pactado en julio “sin que afecte la productividad”. Un punto en que se enrocan, ya que los maquinistas quieren aumentar la plantilla y la operadora se niega.

Seis expedientes abiertos

Recordando que en Catalunya hay 530 maquinistas, Urkijo ha explicado que desde el domingo han abierto seis expedientes sancionadores que se resolverán en dos meses. La mayoría por parar el servicio alegando falta de confort en la silla del maquinista o no presentarse a la hora que empieza su turno. Los trenes se quedan parados en puntos claves de la línea por “la ingeniería de la huelga”.

Finalmente, el director general de viajeros ha apuntado que las elecciones sindicales del próximo martes pueden estar muy relacionadas con la huelga encubierta. Eso sí, “se van a producir en toda España y sólo hay problemas en Catalunya”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad