Repostar en un híper ahorra 2,6 céntimos por litro y en autovía lo encare 0,6

stop

Los hipermercados solo controlan el 3% de las gasolineras, mientras que los principales operadores cuentan con un 79%

Surtidor de combustible

21 de octubre de 2012 (14:03 CET)

Los automovilistas pueden reducir en parte el alto coste de los carburantes en los surtidores si optan por repostar en hipermercados y en áreas de servicio rurales, mientras que deberán pagar más si lo hacen en autopistas, autovías o ciudades.

En concreto, un litro de gasóleo sale de media 2,6 céntimos más barato por litro en los hipermercados y 0,1 céntimos en las áreas rurales, mientras que cuesta 0,6 céntimos más en autopistas y autovías, y 0,4 céntimos más en áreas urbanas.

En el caso de la gasolina, su repostaje se abarata en 2,5 céntimos en los híper y 0,2 céntimos en zonas rurales, y se encarece en 0,4 céntimos en las autovías y en 0,3 céntimos en las ciudades, según consta en el reciente informe de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) acerca de los precios de los carburantes.

Pocas gasolineras en los hiper

En todo caso, los automovilistas no tienen mucho margen de elección a la hora de buscar estos mejores precios, ya que en España solo el 3% de las estaciones de servicio se encuentran en hipermercados, mientras que el resto del mercado se distribuye entre un 79% de los principales operadores y un 18% de marcas blancas.

En la actualidad hay unas 10.000 gasolineras en España, de las que 7.900 pertenecen a los operadores, especialmente Repsol, Cepsa y BP, mientras que 1.800 corresponden a empresarios independientes y solo 300 a hipermercados.

Diferencias entre provincias


La presencia de hipermercados en el sector de los carburantes varía considerablemente entre una provincia y otra. Mientras que en Lleida, cercana a un país como Francia con una cultura más extendida de vender gasolina en los híper, el porcentaje es del 10,6%, en Valladolid es del 0,7%, y en las islas del 0,5%.

El informe también sitúa a España como el segundo país, por detrás de Portugal, entre una selección de quince Estados de la UE en el que más concentración de mercado existe en el sector de las estaciones de servicio, si bien la propia CNE indica que el dato es de 2009 y que en los últimos tres años se ha reducido este fenómeno, aunque no de forma determinante.

En la última década se ha producido la salida de operadores internacionales en el sector, en un proceso que ha sido especialmente aprovechado por la portuguesa Galp para mejorar su red de estaciones de servicio.

Si en 2001 había multinacionales como Agip, ERG, ExxonMobil, Texaco, Shell y Total, todas ellas han salido ya del país, si bien alguna aún cede su bandera en determinadas gasolineras. La última en salir fue Chevron, que vendió sus gasolineras a principios de este año a Cepsa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad