Rosell: "Ligar salarios a productividad es lo que hay que hacer"

stop

NEGOCIACIÓN

10 de mayo de 2011 (13:32 CET)

El presidente de CEOE, Juan Rosell, ha defendido ligar salarios "absolutamente" a la productividad porque el IPC, al que se vinculan en la actualidad, "ha quedado un poco anticuado". A su juicio, de este modo se impondrá "la realidad a la legalidad".

"Las circunstancias en las que se firmaron muchos convenios hace dos, tres o cuatro años han cambiado radicalmente. Algo tenemos que hacer con los salarios", explicó Rosell en la presentación de un documento conjunto con el presidente del Círculo de Empresarios, Claudio Boada, sobre la industria.

El líder de los empresarios intentó aclarar que algunos convenios se firmaron en 2006 o 2007, cuando aún la economía "iba hacia arriba". "Pero ya llevamos unos años que vamos hacia abajo", lamentó, con especial hincapié en 2009, el año que marcó la gran recesión.

Rosell volvió a recurrir al paradigma de Alemania, que ha logrado salir de la crisis porque se "reaccionó antes" y decidieron "amoldar" los salarios a la realidad económica y no a lo firmado.

Así pues, el patrón de patronos aconsejó "tecnificar" el IPC actual de España, ante la evolución e influencia de los precios de los transportes y energéticos, al tiempo que constató que ya existen "muchas empresas" que están indexando los sueldos a la productividad, como en el caso de Iberdrola.

"Ligar salarios a productividad es lo que hay que hacer", afirmó, para después augurar que se irá produciendo "un cambio" en la firma de convenios para dejar de fijar los salarios al IPC. "Algunas empresas ven que ligar salarios a IPC es muy rígido", aseguró, a lo que el presidente del Círculo agregó: "Es fundamental ligar salarios a productividad".

A pesar de ello, Rosell admitió que la firma de convenios referenciados al IPC es una práctica "bastante generalizada", si bien aventuró que "en las próximas semanas y próximos meses" surgirán nuevos acuerdos salariales con "otros factores" distintos de la inflación.

Negociación colectiva

Ante el nuevo aplazamiento del acuerdo en negociación colectiva tras las elecciones autonómicas y municipales del 22 de marzo, Rosell negó que los agentes se vieran condicionados por la política, pues recordó que el plazo de las enmiendas del proyecto de ley de la reforma de las pensiones y de las políticas activas de empleo finalizan a finales de marzo.

"Si el plazo de enmiendas hubiera sido el 18 o el 19 de mayo, seguramente habríamos acabado (las conversaciones) el 18 a las 12 de la noche", reflexionó, para más tarde constatar que la CEOE está cediendo en sus posturas para intentar arrancar un pacto en negociación colectiva.

"No es la reforma de los empresarios, estamos intentando que sea la mejor reforma para la economía, en la que el sector privado es el que tiene que llevar la voz cantante", indicó, para terminar sentenciando: "Que tengan confianza, que lo que proponemos no es ninguna barbaridad.

"En cuanto al cruce de declaraciones con Boada a cuenta de la negociación colectiva, Rosell negó que hubieran tenido un "encontronazo", consideración suscrita por el presidente del Círculo de Empresarios, quien defendió su "opinión" y recordó que no citó en sus declaraciones al líder de CEOE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad