Francesc Rubiralta, presidente y consejero delegado de Celsa.

Rubiralta culpa al Gobierno de los males de Celsa

stop

El presidente de Celsa, Francesc Rubiralta, denuncia que los puertos españoles no fomentan la exportación y la falta de un corredor mediterráneo

Sitges, 01 de junio de 2018 (13:45 CET)

“Sólo pido que nos dejen competir en igualdad de condiciones”. Fue el grito que Celsa mandó a las autoridades españolas este viernes, cuando su presidente, Francesc Rubiralta, repasó, uno a uno, los agravios comparativos que sufre el gigante metalúrgico frente a sus competidores europeos y del resto del planeta.

En las jornadas del Círculo de Economía celebradas en Sitges, el directivo lamentó las dificultades a las que se enfrenta Celsa una vez firmada la refinanciación con la banca a mediados de 2017. “En España hay una voluntad para promocionar la industria; en Francia y Alemania hay una realidad”, comparó.

El coste de la energía es una de las grandes diferencias. “La energía eléctrica es el 56% más barata en Alemania y alrededor del 40% más económica en Francia”, señaló. Y añadió: “Esto supone una desventaja competitiva muy importante”.

¿Para qué están los puertos, para ganar dinero o facilitar la exportación?, se pregunta Rubiralta

Otra de las zancadillas se encuentra en las infraestructuras. “Habría que preguntarse para qué existen los puertos, ¿para tener las mejores cuentas de resultados del mundo o para incentivar la exportación?”. Otro dardo a una instalación gestionada por el Gobierno español.

Pero el problema no es solamente marítimo. “En Alemania, el transporte ferroviario es el 33% del total, acerca a las empresas”, recordó. Para exportar a Francia, Celsa tiene que descargar la producción en la frontera y cargarla en otros trenes por el cambio de vías. “Veremos si llega el corredor mediterráneo”, ironizó.

Los problemas de la Unión Europea

Los agravios no competen en exclusiva al Gobierno español. Rubiralta también tuvo tiempo para señalar los límites de la Unión Europa, que abandera el libre comercio pero que se topa con aranceles en otros países. "Vemos que todo el mundo puede vender en Europa, pero que nosotros tenemos 23 estados que desde hace nueve años nos han impuesto medidas protectoras", criticó.

De los últimos en sumarse, Estados Unidos, que esta semana impondrá aranceles al acero y el aluminio procedentes de Canadá, México y la Unión Europa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad