Semana crucial para Abertis

stop

CONSTRUCCIÓN

Proyecto de la autopista del Elqui (Chile)

05 de junio de 2011 (00:01 CET)

Esta semana va a marcar el rumbo de la nueva Abertis, después de reorganizar sus negocios deshaciéndose de los aparcamientos y la logística para que ACS y la sociedad de capital riesgo CVC puedan hacer caja. Las autoridades de Puerto Rico, estado libre Asociado a EEUU, anunciarán cuál de las dos ofertas españolas logra la concesión de las autopistas PR-22 y PR-5 por un periodo de 50 años y una inversión de unos 1.000 millones de dólares.

De adjudicarse Abertis la concesión, no sólo supondría su primera adquisición de activos tras tres años de insistir en el discurso de la “consolidación”, sino también su regreso al mercado estadounidense tras la fallida puja por la autopista Pennsylvania Pumpike.

Abertis compite con OHL por las autopistas puertorriqueñas formando consorcio con Goldman Sachs y Morgan Stanley. Si Abertis logra adjudicarse la autopista José De Diego, de 80 kilómetros, y los accesos a la capital, San Juan de Puerto Rico, supondría un espaldarazo para la dirección de la concesionaria, que el próximo 21 de junio someterá a su junta general de accionistas el troceo de la compañía.

Adiós a los aparcamientos

Abertis mantendrá los negocios de autopistas, aeropuertos y telecomunicaciones, que hasta ahora suponían el 95% de sus ingresos, mientras segrega las divisiones de aparcamientos y logística hacia la nueva empresa Saba Infraestructuras, de la que la matriz no tendrá ninguna participación.

La Caixa sí que mantendrá su participación en Saba Infraestructuras con un porcentaje de alrededor del 40%, ya que ha anunciado que percibirá el dividendo en acciones. En el accionariado de la nueva compañía de aparcamientos entrarán las sociedades de capital privado Torreal y Proa, de Juan Abelló, y Magnum Capital, de Ángel Corcóstegui, junto a Mutua Madrileña.

ACS y la sociedad de capital riesgo CVC, ambas con más del 25% del capital de Abertis, han optado por no participar en Saba y hacer caja con el dividendo extraordinario de 0,67 céntimos por acción en vez quedarse títulos de la nueva empresa.

Las preocupaciones de Florentino

Para la constructora presidida por Florentino Pérez resulta más importante concentrarse en el control de la alemana Hochtief. Mientras, CVC tiene que afrontar antes del verano el pago de un crédito puente de 250 millones, dinero que forma parte del apalancamiento con el que se hizo con el control del 15,5% de la concesionaria. El otro tramo de 1.250 millones del crédito tiene un vencimiento a tres años. La entrada de CVC en el capital de Abertis también precipitó la venta de la participación del 6,68% en la italiana Atlantia, operación realizada en enero por 626 millones de euros.

Si Abertis no consigue regresar al mercado estadounidense, le queda la baza de crecer mediante una ampliación de su participación en Brisa, aprovechando el periodo de vacas flacas de Portugal. Tendría tiempo para ver cómo se emboca el proceso de concesión de la gestión de los aeropuertos de Barajas y El Prat. La secretaría de Estado de Transportes ha anunciado que el proceso de adjudicación de las dos joyas de AENA arrancará en julio para que las dos sociedades concesionarias puedan constituirse antes de finalizar este año.

Objetivo, El Prat

El proceso de privatización parcial de AENA va viento en popa. Para hacerse cargo de los servicios de banca de inversión en el proceso de apertura al capital privado de AENA Aeropuertos, incluida la venta de hasta un 49% de la sociedad, la creación de sociedades filiales y los contratos de concesión, han presentado sus ofertas nueve entidades financieras. Se trata de BBVA, The Royal Bank of Scotland, BNP Paribas, Citigroup Global Markets limited, Credit Agricole, HSBC Bank, Credit Suisse Securities (Europe) limited, Société Generale y Goldman Sachs.

Aunque todavía no se han efectuado las valoraciones de los aeropuertos, la adjudicación de uno de ellos supondría un notable crecimiento, ya que sólo en el caso del aeropuerto barcelonés el mercado baraja una cifra superior a los 3.000 millones de euros.

La otra posible inversión tiene como protagonista a la portuguesa Brisa, de la que Abertis posee el 14%, ya que una desinversión se antoja peregrina por las valoraciones que puedan realizarse en medio del rescate del vecino país. El consejero delegado de la concesionaria, Francisco Reynés, reconoció hace unas semanas la incómoda situación de Abertis en Brisa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad