Solvay compra la firma francesa Rhodia por 3.400 millones

stop

La operación fruto de un pacto amistoso, se cerrará en agosto

04 de abril de 2011 (10:47 CET)

La sociedad química belga Solvay ha pactado el lanzamiento de una oferta amistosa de adquisición sobre la francesa Rhodia por 3.400 millones de euros en metálico, que serán financiados por los recursos existentes en las arcas de la compañía belga, que en septiembre de 2009 vendió su división farmacéutica a Abbot Laboratories por 4.500 millones de euros.

Solvay pagará 31,60 euros en efectivo por cada acción de la compañía química francesa, lo que representa una prima del 50% respecto al precio de cierre de las acciones de Rhodia el pasado viernes.

La transacción, que podría cerrarse a finales de agosto y aún debe recibir el permiso por parte de los reguladores de la UE y EEUU, ha contado con el respaldo unánime del consejo de Rhodia y está condicionada a obtener el apoyo del 50% más una acción del capital social de Rhodia.

"La aportación en los resultados de la adquisición de Rhodia será apreciable desde el primer año", destacó la firma belga, que ha subrayado que esta operación da origen a un grupo químico líder a nivel global con la capacidad de aprovechar las oportunidades, especialmente en aquellos mercados de alto crecimiento.

En este sentido, Solvay indicó que la futura expansión geográfica se dirigirá a lograr una presencia significativa en los mercados emergentes, que ya representan el 40% de las ventas del grupo combinado.

Por otro lado, la compañía belga calcula que, además del impacto positivo en los ingresos, las sinergias de costes podrían alcanzar unos 250 millones en tres años, especialmente por el realineamiento de las estructuras de costes del nuevo grupo, que espera que al menos dos tercios de estas sinergias procedan de la optimización de costes externos, por lo que no espera recortes importantes de tamaño tras la fusión.

Asimismo, la compañía precisó que "para facilitar una rápida integración" Jean-Pierre Clamadieu, presidente y consejero de Rhodia, se incorporará al consejo de Solvay en calidad de viceconsejero delegado y sucederá al máximo ejecutivo de la compañía belga, Christian Jourquin, tras su retirada.

Solvay tiene factorías en España en Martorell (Barcelona) y en Torrelavega Cantábria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad