Sprint final en la adjudicación de Alstom

stop

Siemens saca la cartera para superar a General Electric y ofrece 8.200 millones de euros por tomar el control del grupo francés

20 de junio de 2014 (13:37 CET)

El pulso entre Siemens y General Electric para hacerse con el control del negocio energético de Alstom se recrudece en la antesala de la adjudicación, que tendrá lugar este lunes. La multinacional alemana, de la mano con Mitsubishi Heavy Industries (MHI), ha sacado la cartera este viernes y ha mejorado su puja económica por la compañía en 1.200 millones de euros. Es decir, ofrece 8.200 millones de euros al grupo francés (que los podrá usar en la división de trenes).

La mejora económica llega tan sólo cuatro días después de que la joint venture entre las dos industriales presentara su plan final para controlar Alstom. Siemens asegura en un comunicado que ha sido publicitado en todo el mundo que los accionistas han discutido “profundamente” en las últimas horas y han revisado la propuesta para “reducir su complejidad, fortalecer su ejecución y disminuir el riesgo de exposición”. Básicamente, pasa por incrementar la valoración total del negocio de energía de la compañía francesa en 400 millones de euros hasta los 14.600 millones.

Mejora de la oferta estadounidense

Esta cifra queda lejos de la estimación de 12.350 millones de euros que ha realizado su competidor, General Electric. La estadounidense parte como favorita por quedarse con Alstom. Con todo, este jueves también mejoró su oferta. En lugar de sacar la cartera, el grupo ha optado por otra vía para ganar valor añadido frente a la proposición de Siemens: incluir concesiones al Gobierno de Francia.

La nueva iniciativa de General Electric pasa por crear tres empresas mixtas con participación de Alstom centradas en la actividad que realiza cada una de ellas: turbinas de vapor, redes y energías renovables. En la primera de ellas, que da servicio a las centrales nucleares galas, el Ejecutivo podría garantizarse voz y voto en las decisiones que se tomen, como actualmente ocurre en Alstom. Se trata de un campo muy sensible. De hecho, era el principal obstáculo para que General Electric se llevara el gato al agua en la adjudicación. No estaba claro que París diera luz verde a ceder un negocio tan esencial para la soberanía del país como la generación eléctrica a un grupo de Estados Unidos.

Siemens también tiene en cuenta esta sensibilidad. En la nueva propuesta ofrece comprar una participación del 40% en los negocios de turbinas de vapor, redes y activos hidroeléctriocs.

Reunión con Valls, Montebourg y Royal


El primer ministro francés, el socialista Manuel Valls, ya tiene en su poder la nueva propuesta del grupo alemán. Esta mañana se ha reunido con la dirección de la compañía. Le han acompañado en el encuentro el ministro de Economía, Arnaud Montebourg, y la responsable de Energía, Ségolène Royal.

Los medios galos esperan que el Ejecutivo y la dirección de Alstom mantengan un diálogo fluido a lo largo del fin de semana. Las cartas de Siemens y General Electric ya están sobre la mesa. La última palabra la tiene el consejo de administración de la compañía que se reunirá este lunes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad