El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales (i) y el presidente de la autoridad general del deporte de Arabia Saudí, el príncipe Abdulaziz Bin Turki Alfaisal (d), durante el sorteo de los emparejamientos de la Supercopa de España

Rubiales suma líos en la Supercopa: ahora por los derechos televisivos

stop

Competencia, una vez más, rechaza el pliego de venta de los derechos de la Supercopa, que este año se celebra en Arabia Saudí

C.R.

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales (i) y el presidente de la autoridad general del deporte de Arabia Saudí, el príncipe Abdulaziz Bin Turki Alfaisal (d), durante el sorteo de los emparejamientos de la Supercopa de España

Madrid, 11 de noviembre de 2019 (21:01 CET)

Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), no deja de recibir criticas por cómo ha gestionado la celebración de la Supercopa de España. Ya no se trata únicamente de elegir Arabia Saudí como destino en el que se disputa el torneo, sino el modo en el que se están gestionando esos derechos deportivos para los medios de comunicación en España, Europa y en los mercados internacionales durante los tres próximos años.

Según ha publicado esta tarde la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), la propuesta de RFEF para comercializar dichos derechos desde la temporada 2019 hasta la de 2022 no cumple con los requisitos establecidos en la ley. 

El aviso no es nuevo y el enfrentamiento por las prácticas del organismo presidido por Rubiales desde mayo del pasado año viene de lejos. Se trata del quinto informe previo que la CNMC ha realizado en este año a petición de la RFEF sobre las propuestas de comercialización de derechos audiovisuales de medidas urgentes en relación a la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional.

En concreto, Competencia ya emitió en los meses de abril, mayo, julio y septiembre los informes previos a las condiciones de comercialización de los derechos audiovisuales pertinentes.

Estos documentos, cuyas indicaciones han sido papel mojado en opinión del regulador, analizaban los aspectos de comercialización de los derechos en la Final de la Copa de SM el Rey, los contenidos audiovisuales del torneo, de la fase previa territorial del mismo campeonato, así como los resúmenes.

El organismo presidido por José María Marín Quemada insta ahora a la Real Federación Española de Fútbol a adecuar su propuesta para la Supercopa de España, teniendo en cuenta hasta seis aspectos distintos.

¿Qué se solicita? Entre otros, "eliminar la mención a la titularidad de derechos que no tiene reconocidos" y también "adecuar los contenidos audiovisuales objeto de comercialización a los tiempos mencionados" en la ley.

Los derechos televisivos también han provocado roces entre la Real Federación Española de Fútbol y Mediapro, empresa participada por el empresario catalán Jaume Roures. La productora acusó al organismo presidido por Luis Rubiales de declarar nulo el primer concurso de adjudicación de los derechos audiovisuales de la Copa del Rey, al que se presentó, para poder negociar individualmente con cada compañía.

El otro lío de Rubiales con la Supercopa

Fuera del ámbito televisivo, a Luis Rubiales le han llovido críticas por la elección de Arabia Saudí como país de encuentro de la Supercopa de España. "Recordamos al Sr. Luis Rubiales que las mujeres en Arabia Saudí, si bien pueden acceder a los estadios deportivos desde 2018, se encuentran segregadas en una zona de los mismos de la cual no pueden salir", explicó Amnistía Internacional en una carta pública dirigida al presidente de la RFEF.

"Nuestra idea es que el fútbol sea una herramienta de cambio social. Habrá opiniones a favor y en contra, algunas creadas, pero estamos seguros de nuestra apuesta", ha defendido este mismo lunes Rubiales.

Entre los principales dardos recibidos por Rubiales están los de Javier Tebas. El presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) se quejó abiertamente sobre por qué los clubes españoles no podían jugar partidos de la competición doméstica fuera de España y, en cambio, ocurre justo lo contrario con la Supercopa.

Rubiales contestó esta mañana a esta pregunta: "Los partidos de competición doméstica no se pueden jugar fuera, lo dejaron claro FIFA y UEFA", dijo en alusión a la imposibilidad de que se juegue un partido de Liga Santander en Miami (Estados Unidos), como se ha intentado hasta el momento. 

La mala relación entre ambos directivos es algo que ni siquiera ellos esconden. El presidente de la Liga considera Rubiales no “está capacitado” para su cargo y éste cree que “los clubes y la Liga no se merecen a Tebas”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad