Te Abla fuerza a sus trabajadores a vender más para evitar el despido

stop

TELEFONÍA

Tienda de Te Abla con el anuncio de "Se alquila local".

21 de marzo de 2013 (21:38 CET)

Te Abla, el mayor distribuidor de Movistar en España, fuerza la máquina. Tras anunciar por videoconferencia a sus trabajadores el cierre de 150 oficinas y el despido a 320 empleados, la dirección de la empresa ha ordenado a los jefes de zona que expriman a los empleados hasta el último día.

Varios trabajadores de la compañía denuncian una campaña de acoso y derribo por parte de la empresa que dirige Jaime Caro. “Nos piden a los empleados, sobre todo a los que ya saben que van a despedir, que aumenten el número de ventas, que a lo mejor así evitan el cierre de la oficina y por lo tanto, ser despedidos”.

De capa caída


El negocio de Te Abla está de capa caída. Desde que Telefónica sacara su oferta Movistar Fusión y dejara de subvencionar los terminales móviles, las ventas de la distribuidora han caído en picado. “Incluso algunas de las tiendas que eran rentables han dejado de serlo el pasado febrero”, dicen fuentes sindicales.

La empresa ha entrado en un momento de desesperación. La única salida que ve es el despido colectivo para intentar volver a ser rentable. Pero no cede un paso en la negociación del expediente de regulación.

Sin propuestas


Vinzeo Technologies, matriz de Te Abla, no quiere invertir un euro más en la distribuidora de Movistar. La compañía está cerrada en banda. Tras dos reuniones con los sindicatos, la dirección “no ha propuesto nada”. Ha pasado la pelota a los representantes de los trabajadores.

En la reunión del pasado miércoles, los sindicatos explicaron grosso modo un plan de viabilidad de todas las tiendas de Te Abla por zonas geográficas. La oferta incluye salvar del cierre un total de 42 oficinas (17 en Cataluña, 14 en Zona Centro, seis en Levante y cinco en Zona Sur).

Se pusieron sobre la mesa distintas opciones. Desde reducir el salario de los trabajadores de las tiendas afectadas, a reducir el número de bajas, o limitar el horario laboral. También se trataron posibles reubicaciones.

Gana tiempo


La única respuesta que obtuvieron los sindicatos fue que se anula la próxima reunión, programada para el día 26, “porque tienen que estudiar el plan y no les da tiempo”. La empresa propuso retrasar la negociación para después de Semana Santa. Volverán a verse las caras los próximos 3 y 4 de abril.

Si los trabajadores no ven un cambio radical por parte de la empresa, se pondrá en marcha el mecanismo para convocar una huelga indefinida. Tras el retraso de la reunión, solo les queda a los empleados una semana para formalizar el paro. El 12 de abril concluye el periodo de consultas.

Alquileres, a la baja

La empresa ha informado a los trabajadores que lleva varios meses renegociando el alquiler de todas las oficinas. Comunicó a los propietarios de los locales una rebaja sustancial del precio. La compañía asegura que algunos dueños han aceptado la propuesta. Otros, sin embargo, no lo han hecho por varias razones.

Según fuentes sindicales, algunos propietarios están hartos de no poder comunicarse con Te Abla. Desconocen la fecha del supuesto cierre de la oficina y la marcha de la empresa. La situación es de tal calibre que un propietario de un local en Málaga ha colgado el cartel de “Se alquila” (veáse foto) estando aún abierta la tienda y trabajando los empleados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad