Oscar Sala, director de The Collider, parte de Mobile World Capital. /EFE

The Collider: la filial del Mobile que fabrica start-ups

stop

The Collider cerró el 31 de mayo la convocatoria para presentar las ideas innovadoras de aquellos investigadores y emprendedores que quieran crear start-ups

Barcelona, 09 de junio de 2019 (04:55 CET)

Saalg Geomechanics es una empresa centrada en la optimización del proceso de construcción. Se trata de una start-up creada en 2016, a partir de una iniciativa originada en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), apadrinada por la Fundación Mobile Word Capital

Uno de sus principales servicios es una aplicación tecnológica que reduce los gastos de las constructoras hasta un 50% en obras civiles, lo que le ha reportado clientes como Ferrovial, Acciona u OHL. Su mayor inversor es Cemex, que cerró una tercera ronda de financiación en Saalg durante 2018. 

RheoDX salió del mismo programa en 2017, pero trabaja en el sector medicina y farmacéutica. Esta compañía basa su negocio en técnicas innovadoras que le permiten diagnosticar enfermedades en unos cuatro minutos, a partir del análisis de una gota de sangre.

Esta tecnología podría llegar a optimizar hasta un 20% de las transfusiones de sangre que se hacen cada año, aseguran, ya que la mayoría de errores cometidos en este campo son por una identificación imprecisa de la sangre del donante. El pasado mes de abril, la empresa consiguió 350.000 euros de financiación. 

The Collider, parte de la Fundación MWC, es la plataforma que ha hecho posible el desarrollo de estas dos firmas emergentes. La compañía logística se dedica a la fabricación de start-ups, con las que intenta generar soluciones de mercado a partir de conocimiento científico generado en las universidades. En julio cerrará la convocatoria de su próxima edición, y en septiembre empezará la siguiente. 

Ocho millones de euros para generar innovación

El motor financiero de The Collider es una subvención de ocho millones de euros inyectados por la Fundación MWC, que todavía le sirve como fuelle para tirar adelante la plataforma. Además, las start-ups desarrolladas por la lanzadera han logrado levantar tres millones de euros. 

Òscar Sala, director de The Collider, explica que el principal reto es concienciar al científico, que acostumbra a ser la pieza más independiente del engranaje. La plataforma pretende crear un vínculo de confianza entre el mundo de las corporaciones, el mundo inversor, el mundo científico y el mundo emprendedor. "Nosotros hablamos todos esos idiomas", subraya Sala.

Una vez creada la empresa, The Collider funciona como una lanzadera hasta que las start-ups empiezan a cerrar rondas de inversión. La compañía dirigida por Sala efectúa la inversión inicial, necesaria para crear y validar el primer prototipo de producto, y acompaña y supervisa las primeras promociones de las nuevas compañías.  A partir de entonces, es problema de la empresa crear un mecanismo de financiación del grupo de investigación y crear empleos directos.

La aceleradora acoge a todos sus proyectos en un coworking situado en el Pier01 de Barcelona. Allí, la compañía está instalando un "laboratorio" para el desarrollo del 5G, que espera poder presentar en alguna de las próximas ediciones de 4YearsFromNow, la versión start-up del MWCongress; donde The Collider despliega cada año sus nuevas aportaciones al mundo de las tecnologías emergentes.

The Collider: de 300 propuestas a cinco empresas

Cada edición del proyecto dura unos 14 meses, pero el trabajo de la empresa que dirige Sala se centra principalmente en los primeros seis. Durante el primer trimestre, que arranca en abril, la plataforma busca la posible relación oferta - demanda entre unas 60 corporaciones que estén buscando nuevas tecnologías y avances científicos, ya sea para ampliar su gamma de servicios o mejorar su funcionamiento. Para ello, The Collider abre una convocatoria para aquellos investigadores que, a través de universidades, quieran plantear sus nuevos descubrimientos como una nueva vía para hacer negocio.

Los siguientes tres meses, la plataforma selecciona aquellas investigaciones que considere aplicables a las peticiones del mercado, dentro de cuatro campos de actuación: salud, movilidad, energía e industria.

En 2018, The Collider recibió 1.500 solicitudes de emprendedores y 300 propuestas tecnológicas de investigadores, provenientes de más de 60 países del mundo. Entre ellas, escogió a 10 investigaciones y 20 empresarios. 

Los representantes de cada una de estas nuevas tecnologías serán apareados con dos emprendedores, con los formarán equipos de trabajo. De esta forma, deberán intentar ajustar su investigación a las necesidades del mercado, y crear una start-up que dé una solución a estas. Entre las 10 tecnologías seleccionadas, salen exitosas de este proceso entre cuatro y cinco empresas.

No todas ellas triunfan, una vez puestas en marcha. A junio de 2019, cuatro de los proyectos finales de The Collider se mantienen adelante y continúan avanzando en el mercado, a la vez que aquellas que surgieron de la edición de 2018 siguen ultimando el desarrollo de su nueva empresa. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad