Torres lanza el primer vino chileno cultivado en terrazas de piedra pizarra

stop

PRODUCTO EXCLUSIVO

Imagen de los viñedos de Bodegas Torres en Empedrado, Chile.

en Barcelona, 09 de agosto de 2015 (12:45 CET)

Las emblemáticas Bodegas Torres lanzan al mercado el primer vino chileno producido en terrazas de piedra pizarra. "El proyecto más laborioso en toda la historia de la bodega", en palabras de Miguel Torres Maczassek, director general de la compañía, se estrena con una edición limitada de 2.400 botellas –prácticamente ya agotadas—de un vino 100% pinot noir, típico del Priorat.

La particularidad de este caldo reside en el contexto adverso en el que sus uvas son cultivadas, que contribuye al marcado carácter del vino. Una zona de suelos de pizarra, ordenados en terrazas, que se combina con el clima frío de la finca de Empedrado, situada a escasos 26 kilómetros del océano Pacífico y a unos 400 km al sur de la capital de país, Santiago de Chile.

Según explican desde Bodegas Torres, la firma con origen en la región catalana del Penedés ha invertido cerca de 4 millones de dólares y 20 años de trabajo, para conseguir un producto final exclusivo y de gran calidad (el precio de esta primera añada, del 2012, es de 100 euros por botella).

Una laboriosa aventura

Esta aventura nació en 1995, cuando Miguel A. Torres, cuarta generación y actual presidente de la compañía, comenzó a buscar en el país latinoamericano terrenos formados por pizarra, a la que los chilenos llaman piedra laja. Tras varios años de búsqueda, dio con el lugar adecuado en el valle de Empedrado, situado cerca de la ciudad de constitución Constitución.

En 2001 la familia Torres adquirió 369 hectáreas, de las que destinó 25 a la plantación del viñedo en terrazas, que van desde los 250 metros de altitud a los 500 metros en su punto más alto. "Nunca antes se había plantado viña en este tipo de terreno en Chile y empezamos a experimentar con variedades propias del Priorat, entre otras", cuenta Torres, presidente de la filial chilena de la compañía. 

La dificultad para la maduración de las uvas, debido al frío clima, llevó a los enólogos de la empresa a tomar la decisión de plantar pinot noir, una variedad que se adaptó como anillo al dedo al terreno y a las condiciones climáticas.

Denominación de origen

Escaleras de Empedrado está amparada bajo la Denominación de Origen del mismo nombre, que se constituyó en 2011, para reconocer las características geográficas y climáticas de esta zona, además del carácter del suelo. Esta 'tierra de piedras', como indica su significado, y la ordenación escalonada del terreno, han servido de inspiración para dar nombre a este exclusivo vino que, tras años de brega, está listo para ser degustado por los más finos paladares.

Más información sobre vinos, restaurantes y otros placeres en el portal especializado Mesa de Negocios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad