UGT de Catalunya prepara su 14 congreso en clave sucesoria

stop

José María Álvarez asegura que todas las opciones están abiertas, incluso seguir al frente del sindicato

Josep Maria Álvarez

17 de abril de 2013 (14:46 CET)

José María Álvarez podría abandonar la secretaría general de UGT de Catalunya la próxima semana, cuando se celebre el 14 congreso del sindicato. Tras 23 años en el cargo, el propio Álvarez afirma que su sucesión será “un tema abierto hasta la sesión inaugural del congreso”, que tendrá lugar el miércoles 24 de abril. “Todo es posible”, añade, incluso seguir al frente de UGT.

“Sólo puedo asegurar que, si finalmente me presento, será la última vez que lo haga”, declara. El sindicato también aplicará en Catalunya una limitación de los años de mandato de su secretario general, previsiblemente también de tres, el mismo modelo votado en Madrid.

Posibles líderes

Álvarez anunció el verano pasado su intención de dejar que otra persona le sucediera en la secretaría general. Desde ese momento se han puesto varios nombres sobre la mesa como posibles sucesores. Los dos que más se han repetido son el del presidente del poderoso comité de empresa de Seat, Matías Carnero (es la compañía con más trabajadores de Catalunya), y el responsable de política sindical de UGT, Camil Ros.

El aún secretario general asegura que se han empezado “a dar los pasos necesarios” para que ya hayan aparecido “nuevos liderazgos dentro de UGT de Catalunya”. Y remarca que habla de “liderazgos en plural, no de liderazgo”. Llegados a este punto, Álvarez ha mantenido de nuevo su ambigüedad calculada: “No estoy cansado, el equipo que he dirigido ha innovado y ha promovido muchos proyectos nuevos. Eso sí, también digo que he de irme cuando esté en plena fuerza y no en un momento de debilidad. Significará que hay cosas que no se han realizado”.

Acercarse a los parados

Más allá de saber quién dirigirá el sindicato, la cúpula de UGT de Catalunya prepara un congreso en el que se debatirá sobre la forma en la que el sindicato debe abrir las puertas de la organización a los parados para ayudarles a organizarse; marcará una línea de actuación en la negociación colectiva, quieren que requiera el visto bueno de todos los delegados; one el acento en la necesidad de trabajar en las pymes; y presenta a los 458 delegados el protocolo de unidad de acción sindical con CCOO de Catalunya. 

En los tres días de congreso también debatirán sobre el “austericidio”, en palabras de Álvarez, de la UE y la necesidad de una quita de las deudas de los países del sur. De nuevo, el sindicato catalán reclamará al Gobierno que retire o congele la reforma laboral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad