Un grupo de franquiciados explota contra Mail Boxes

stop

Una docena de comerciantes crea una plataforma para denunciar que la marca vende un modelo de negocio "poco competitivo" e inviable en las pequeñas localidades

Pablo Motos promociona a Mail Boxes en El Hormiguero.

Madrid , 29 de septiembre de 2015 (22:19 CET)

Una decena de franquiciados Mail Boxes Etc, la marca de envíos de paquetería y productos de papelería anunciada por Pablo Motos en el popular programa de televisión El Hormiguero, ha creado una plataforma de afectados para denunciar un modelo de negocio "poco competitivo" y que se ha extendido por toda España.

Mail Boxes es una franquicia especializada en envíos de paquetería que también ofrece fotocopias, tarjetería y otros servicios de impresión y que cuenta con 196 establecimientos operativos en España, según los datos aportados por la compañía. La marca calcula que la inversión promedio de una franquicia ronda los 55.000 euros pero los franquiciados descontentos aseguran que el coste se dispara, como mínimo, hasta los 100.000 euros.

Precios elevados 

El conflicto reside en el modelo de negocio. Mail Boxes Etc es principalmente una empresa de paquetería pero no es responsable de los envíos sino que subcontrata empresas como UPS, TNT, Fedex o Correos. Para ofrecer precios especiales, Mail Boxes pide a los interesados 36.000 euros para utilizar la marca y para beneficiarse de los descuentos con diferentes empresas de paquetería.

Pero los precios especiales, que suponen la base del negocio, superan en ocasiones las tarifas que cualquier particular puede conseguir con la misma empresa de paquetería. Un franquiciado de Mail Boxes paga 24,16 euros por el envío de un paquete de cinco kilos de Madrid a Estocolmo utilizando el proveedor TNT. Para hacer rentable la operación, el franquiciado debe vender el servicio en 61,02 euros (precio especial para pymes).

Pero en algunos casos, cualquier particular puede obtener un precio inferior contratando directamente el mismo servicio por internet, según ha podido constatar este diario. El mismo envío, con la misma operadora, tiene un coste de 23 euros.

Comparativa de precios Mail BoxesEn la parte superior, el precio de un envío de TNT por Mail Boxes. Abajo, el precio directo por internet.

"Se trata de un modelo de franquicia con el que es muy difícil competir. Hemos analizado diferentes tipos de franquicias y esta es, a nuestro juicio, la más perjudicial porque el franquiciado no adquiere ningún modelo tangible. En la comida rápida, hay un producto, unos descuentos tangibles pero en este caso no hay casi nada. Los pequeños franquiciados obtienen los mismos precios de las empresas de paquetería que cualquier particular", explican desde el bufete Pérez y Álvarez Abogados que asesora a la recién creada plataforma que exigirá mejores condiciones y rescisión de los contratos.

Después del pago inicial, los franquiciados invierten en el local, pero deben contratar a los proveedores que les exige la marca, una práctica cuestionada por la Comisión Nacional de la Competencia y que aplican un gran número de franquicias. "Tiene un alto coste desde el inicio. Tuve que traer los muebles de Italia. Me cobraron 6.500 euros y tuve que asumir los portes: otros 2.500 euros", explica uno de los fabricantes afectados.  "Pagué mucho dinero por un negocio que no lo valía. Pedí un crédito e hipotequé mi casa y es posible que la pierda", explica uno de los afectados.

Crecimiento sostenido

La compañía reconoce que hay un porcentaje de franquiciados, alrededor del 20% que no han obtenido los resultados esperados, pero explica que hay otro 20% que le va mucho mejor de lo previsto y un 60% que "va tirando". El country manager de la marca, Josep Maria Obiols, niega que el negocio sea ruinoso y asegura que los quejosos representan una clara minoría entre los franquiciados españoles.

Mail Boxes tiene una facturación de 55 millones de euros anuales y asegura que sus ventas crecen a un ritmo interanual del 10%. Cada año abren 20 tiendas y cierran, en promedio, cuatro. Las clausuras suponen entre 2% y el 4% del total de franquiciados, lo que representa una cifra "muy buena", a ojos del máximo responsable de la marca en España.

"Tenemos el 90% de renovación. Si el negocio fuese tan malo, no alcanzaríamos esas cifras. Tampoco hemos tenido nunca una denuncia en los juzgados", explica el máximo responsable de la empresa en España. El director reconoce que el precio "no es el concepto de negocio". Sabe que hay opciones en el mercado más competitivas, pero asegura que el enfoque de negocios está en la calidad.

Los franquiciados arruinados, la mayoría ubicados en localidades pequeñas y medianas, explican que la cifra de fracasos es muy superior al que reconoce la marca. Y basan sus sospechas en las propias aperturas anunciadas por Mail Boxes. Cada franquiciado tiene un número que se asigna de forma correlativa (el 5/1/01 se abrió el local 70, el 12/2 se comenzó el 71, el 12/3 se inauguró el 072). Hasta ahora se ha asignado el número 341.

Si la deducción es cierta, con 196 establecimientos operativos, al menos 150 tiendas habrían cerrado en España desde el inicio de operaciones en los años noventa. Pero la compañía niega esa versión y asegura que los números asignados a cada franquicia no responden a un orden correlativo. Y cree que puede seguir aumentando la facturación. En Italia, donde se gestionan las franquicias de toda Europa, hay 600 Mail Boxes.

Las cifras muestran un negocio de buena salud al menos para la empresa. La duda reside en si de esos buenos resultados también se benefician los franquiciados. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad