Un hombre salpicado por Madoff para sustituir a Sáenz

stop

El nuevo consejero delegado del Santander ha cultivado enemigos en la cúpula directiva por la gestión en Banif

29 de abril de 2013 (13:37 CET)

Javier Marín (Madrid, 1966) será un consejero delegado en el Santander que generará polémica desde el minuto uno. Si Alfredo Sáenz está en duda por la sentencia que le considera culpable de un delito de acusación falsa contra varios acreedores de Banesto, su sucesor está señalado por los clientes de banca privada como responsable de perder buena parte de las inversiones en casos tan sonados como la estafa Madoff o la quiebra de Lehman Brothers.

Banif ha renocido tener 19,5 millones expuestos a Madoff a través de dos de sus fondos de inversión libre: Banif Fairfield Impala, Banif Low Volatility; y pérdidas de los clientes de banca privada.

[DOCUMENTO: El currículum de Javier Marín]


Fiel a Botín


La nueva mano derecha de Botín ha sido un ejecutivo fiel al banquero cántabro a pesar de las marejadas. En el círculo de confianza ha granjeado no pocas enemistades. Particularmente por su resistencia a abandonar la Ciudad Financiera cuando se pensó en él como consejero delegado de Banesto en sustitución José García Cantera.

La firmeza del nuevo número dos del Santander dilató la salida de Adolfo Lagos, que se daba por amortizado como responsable de banca mayorista, a quien Cantera sustituyó. Todo parecía encajar en los planes de Botín para reestructurar la cúpula. Pero Marín se negó abandonar el Santander. El ex responsable de Banesto ocupó el hueco dejado por Lagos más tarde de lo deseado.

Alianzas


A pesar del episodio, es uno de los favoritos del mayor banquero español. Bajo su gestión, el Santander ha firmado alianzas estratégicas para el negocio de seguros con Zurich en Latinoamérica y Aegon en España. En la actividad de fondos, desde Banif lanzó Allfunds, plataforma líder en Europa en distribución de productos de diferentes gestoras para inversores institucionales.

Su paso como consejero delegado de Banif es, a pesar de la hoja de servicio expansiva, el clavo ardiendo al que se agarran los detractores por operaciones dudosas. Incluso le reprochan el agresivo crecimiento de la red de sucursales emprendida bajo su dirección.

Integración

Banif es ahora una franquicia en proceso de integración en la matriz. Junto con Banesto, ambas marcas desaparecerán y quedarán arropadas bajo el emblema del principal grupo de crédito del país. El coste tendrá un impacto en centenares de puestos de trabajo. Pero es la solución por la que apostó el dimitido Sáenz. Quería corregir la dispersión de servicios y marcas y, de paso, mejorar la eficiencia de tres redes de oficinas que se solapaban.

Madrileño, casado y padre de familia, formado por los jesuitas en la Universidad de Comillas, Javier Marín es el banquero que toma la batuta de Alfredo Sáenz.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad