Un portal israelí rompe con el secretismo de la industria del diamante

stop

Bluedax es el primer intermediador que negocia públicamente los precios de las piedras en bruto

11 de noviembre de 2014 (19:53 CET)

El e-commerce ha llegado a la industria del diamante y ha roto con una de sus bases más polémicas: el secretismo en las transacciones en bruto. Un portal israelí ha sido el que ha dinamitado las negociaciones en la sombra y poco transparentes al plantear subastas públicas de piedras a golpe de ratón.

La plataforma Bluedax pone en contacto a los profesionales para que puedan negociar sin necesidad de viajar a los países donde se extraen las piedras preciosas. Sus primeros pasos datan de la primavera de 2013 y cuenta ya con 1.000 clientes registrados.

Funcionamiento


El funcionamiento es sencillo. Los vendedores fijan el precio de salida de un lote según las características de la piedra en bruto. Deben acreditar que son una empresa regulada que trabaja con un grupo minero con orígenes claros. Para entrar en la subasta, los compradores también deben acreditar que son profesionales y que tienen la solvencia suficiente para soportar la transacción.

El portal se quedará con una comisión del 0,5% por cada transacción, según Bloomberg. ¿Los precios son desorbitados? Hay de todo.

En los lotes anunciados este martes se puede encontrar desde diamantes mixtos de entre siete y 11 centésimas de quilate (CTS) a un precio de salida de casi 315 euros (391,6 dólares) a un lote de cristales de entre cinco y 14,8 CTS que se venden a partir de 3.702,6 euros (4.617 dólares). Todos los diamantes con los que se comercia son en bruto, con lo que a este precio se le debe sumar el coste de pulir y de montar la joya que se quiera vender.

40 millones en diamantes

Detrás de este negocio se encuentran los hermanos Guy y David Harari, quienes se asociaron con el broker independiente Nurit Rothmann para empezar a listar y vender las piedras. Bloomberg estima que sus transacciones mueven unos 40,1 millones de euros (50 millones de dólares) de piedras preciosas al mes.

Esta cifra demuestra que el modelo de negocio ha sido exitoso en el sector. Por lo que pierden poder las mafias y los intermediarios que han sido filón literario y cinematográfico. También ha sido muy importante que la propia industria requería poner punto y final a las transacciones poco transparentes por su necesidad de financiación. Los bancos de inversión rehúsan entrar en una operación cuyo valor no está claro.

Superar la opacidad ha sido necesario para no desaparecer.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad