Ashley Madison en un iPad

Una avalancha de catalanes intenta borrar sus ciber-relaciones

stop

FILTRACIÓN MASIVA

en Barcelona, 21 de agosto de 2015 (21:07 CET)

La filtración masiva de los datos de los 39 millones de usuarios del portal de infidelidades Ashley Madison va a comportar más de un divorcio. Por ello, otros sectores ya se frotan las manos con las consecuencias del alud de datos. Unos, los bufetes de abogados, que se preparan para empezar a tramitar separaciones. Otras, las compañías especializadas en el borrado de datos en internet. Algunas, como Eliminalia, han recibido más de 550 solicitudes en apenas tres días; y casi la mitad procedían de Cataluña (el 45%).

Tras los catalanes, lo más preocupados por su intimidad son los madrileños (32%) y los andaluces (8%). "Lo normal es que en la próximas horas se iguale el número de solicitudes, nosotros somos los primeros sorprendidos", explica el CEO de Eliminalia, Dídac Sánchez (como quiere que se le llame, pese a que su nombre real es Diego Sánchez Giménez).

"Un crimen a mano armada"

"Los ataques de hackers a la intimidad personal son un crimen a mano armada", denuncia el empresario. Filtrar los datos de los 39 millones de usuarios "es incurrir en un delito, que ya está siendo perseguido por el FBI", sentencia. Por ello, la compañía ofrece gratuitamente sus servicios a todos aquellos afectados.

Además, desde la firma denuncian la política de privacidad de Ashley Madison, que se limpia las manos sobre el paradero de las informaciones personales en caso de piratería o de fallida. "No es responsabilidad nuestra", afirma en el largo listado de cláusulas que obligan aceptar a los usuarios antes de registrarse.

Personajes mediáticos

Entre los afectados por la revelación se encuentran varios personajes mediáticos, sobre todo del mundo anglosajón. Sin embargo, también se ha visto salpicado por la polémica un futbolista de la plantilla del Real Madrid, como informa ampliamente Diario Gol.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad