Una decena de empresas ofrecen créditos de bolsillo del 2.000% TAE

stop

Financieras opacas se aprovechan de familias necesitadas para multiplicar por 100 el interés máximo de los bancos

Publicidad de una empresa de crédito rápido.

19 de julio de 2013 (00:59 CET)

Los préstamos rápidos, sin grandes procesos de evaluación de riesgo, proliferan a pesar de los onerosos intereses que alcanzan hasta el 12.000% TAE. Al menos una decena de empresas, que no están inscritas en el Banco de España, ofrecen créditos rápidos, de bolsillo, de hasta 800 euros con un tipo que suele multiplicar por 100 el máximo que ofrecen los bancos: 26% TAE.

Las empresas se anuncian con un gran gancho promocional para las familias con necesidades extremas: sólo piden DNI. Sin nómina ni garantías de ningún tipo, una decena de compañías ofrecen este tipo de préstamos que promocionan con repartidores de folletos en las calles y en Internet.

Devolución rápida

Estas entidades financieras precarias exigen un retorno rápido del capital prestado. Mientras la cantidad es menor, el interés aumenta. La web de Créditopocket, ofrece 300 euros a devolver en 30 días. El usuario debe pagar 425 euros, lo que supone un interés del 2.581% TAE, según la propia empresa.

Otra empresa, Crédito Rápido ofrece 50 euros de préstamo que en 15 días se deben devolver con 11 euros de intereses. Aunque la cantidad es pequeña, el interés es estratosférico: supera el 12.000% TAE.

Las facilidades máximas a la hora de la concesión del préstamo tienen un ejemplo claro en Crédito Móvil que promete el dinero tan sólo con un SMS. Otras empresas similares son Dispon.es, Sucrédito, Krédito 24 y Crédito Más.

Sin límites

El Banco de España asegura que las empresas que no capten ahorros de terceros y que sólo hagan préstamos con recursos propios no están obligadas a inscribirse en el Banco de España y, por tanto, cumplir las normas que aplican para los bancos. Las compañías sólo están reguladas por las leyes de consumo autonómicas, que, por ser tan diferentes, ofrecen condiciones de absoluta libertad.

La Comunidad de Madrid explica que la ley autonómica de consumo no fija ningún máximo legal de interés, con lo cual cada compañía puede aplicar el tipo que desee. La administración autonómica sólo corrobora, cuando realiza inspecciones, que estén registradas en el Instituto Nacional de Consumo y que cuenten con un seguro de responsabilidad civil.

La Asociación General de Consumidores, Asgeco, asegura que ha denunciado en varias ocasiones a este tipo de empresas ante las administraciones, pero no actúan contra estos servicios que suponen, según la entidad, una estafa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad