El jamón Montaño, fabricado por una de las empresas del grupo Vall Companys, en oferta en un supermercado Ahorramás de Madrid
stop

Una de las empresas del grupo Vall Companys comercializa jamones de cerdos sacrificados en el mismo matadero que los productos denunciados de Comapa

Alessandro Solís

Economía Digital

El jamón Montaño, fabricado por una de las empresas del grupo Vall Companys, en oferta en un supermercado Ahorramás de Madrid

Barcelona, 02 de octubre de 2019 (04:55 CET)

Una empresa perteneciente al grupo Vall Companys ha puesto a la venta en Ahorramás piezas de jamón curado que provienen de cerdos sacrificados en el mismo matadero polaco que los productos denunciados y retirados de Comapa, empresa participada por el gigante cárnico catalán. Se trata de la marca Montaño – Jamones con Alma, registrada por Jamones Duríber, que a su vez es una de las compañías que forman parte del entramado de Vall Companys.

Esta partida de miles de piezas de jamón curado que se envió a la cadeña de supermercados Ahorramás, con gran presencia en Madrid y Castilla-La Mancha, esconde un pasado llamativo: los jamones provienen de cerdos sacrificados en el mismo matadero polaco que los jamones denunciados por la asociación de consumidores Facua tras las publicaciones de este y otros medios sobre las trampas de distintas marcas de jamón de Comapa.

Fuentes de Comapa que prefieren permanecer en el anonimato han contado a Economía Digital que el lunes 23 y martes 24 de septiembre camiones con miles de piezas de jamones denunciados salieron de las instalaciones de la compañía en Granada con destino a la plataforma logística de Ahorramás en Madrid, a donde llegaron el 24 y 25 de septiembre para su distribución a las salas de venta. El jueves 26, el jamón ya estaba en los lineales de todos los supermercados de la cadena.

Curiosamente, Comapa solicitó su concurso de acreedores el mismo lunes 23, fecha en la que también informó a este medio de que "no ha sido posible alcanzar una solución que permita la viabilidad del negocio", por lo que los miembros que integraban el consejo de administración dimitieron en bloque para trasladar la gestión del grupo a los letrados y el administrador concursal. La última dirección ejecutiva de Comapa tenía representantes de Vall Companys.

El jamón de Vall Companys tiene características sospechosamente similares a los jamones denunciados de Comapa

Tras los últimos escándalos por el jamón polaco de Comapa, la más reciente dirección aseguró a Economía Digital (y también a El Economista) que desde abril, cuando Vall Companys asumió el control de la controvertida empresa, había dejado de importar materia prima de Polonia y "todo pasó a ser nacional". También decidió voluntariamente retirar del mercado las marcas Trevedul y Sierra Alpujarra porque sus nombres eran similares a indicaciones geográficas protegidas o a marcas de calidad diferenciada

Sin embargo, nada más anunciarse el concurso de Comapa, Vall Companys cogió el testigo del jamón polaco y empezó a comercializar un producto con características sospechosamente similares a las de los jamones etiquetados con las marcas Sierra Alpujarra y Trevedul. Y ahora, el "jamón natural" Montaño, de Jamones Duríber, aparece en una promoción de Ahorramás en la que se vende la pieza por 45 euros, con tres litros de aceite de regalo. La oferta comenzó el 26 de septiembre y acabará el 5 de octubre.

La etiqueta de este jamón dice que es "elaborado en España para Jamones Duríber S.L.U.". El óvalo sanitario del etiquetado muestra que la matrícula del establecimiento que elaboró en último término el jamón pertenece a Jamones Duríber S.L.U. y está ubicado en la provincia de Guadalajara. El etiquetado no indicia quién lo ha elaborado, solo indica que fue fabricado "para Jamones Duríber".

Previa consulta de este medio Vall Companys alegó que la materia prima fue curada en "el secadero natural" que "Comapa tiene en Trevélez", que, si bien existe, no es donde solían curarse todos los productos de Comapa que se hacían pasar por jamones de Trevélez bajo la retirada marca Trevedul.

VALL COMPANYS COMAPA. JAMÓN MARCA MONTAÑO. OFERTA PARA AHORRAMAS DE VENTA AL PÚBLICO DEL 26 09 AL 5 10 2019. XIII
El jamón polaco de Vall Companys en la sección de charcutería de un supermercado Ahorramás de Madrid

Jamón polaco: Vall Companys incurre en la práctica que vetó en Comapa

Vall Companys, con cerca de un 30% de los títulos, es el segundo accionista de Comapa, pero ha intentado distanciarse de sus prácticas comerciales toda vez que Comapa –en su día, proveedor estrella de ibéricos y jamón curado de Carrefour– ha salido de una polémica para entrar en otra. El historial de fraudes de los que se ha acusado a Comapa incluye el de los falsos ibéricos de bellota, el de los jamones congelados, el de los jamones podridos, el de los cerdos polacos y el de la usurpación de vocablos o denominaciones protegidas.

El gigante catalán –el mayor productor porcino español por facturación– públicamente siempre se ha mostrado en desacuerdo con las prácticas de Comapa. Lo corrobora su anhelo de vender su participación en 2018, a la luz de la polémica del jamón ibérico congelado y en ocasiones reetiquetado tras sobrepasar la fecha de consumo preferente. Tras comprobar que no podía salir por el alto riesgo del que avisaba la banca, Vall Companys echó a los jefes de Comapa en abril y se impuso en la dirección, antes de solicitar el preconcurso.

Y, cuando solicitó el concurso de acreedores, a finales de septiembre, esa dirección con representantes de Vall Companys dejó claro que los problemas de Comapa se debían a la gestión "negligente" de los antiguos jefes –los hermanos David y Jaime Álvarez Fra, apartados de la dirección–. Vall Companys aseguró que su gestión en Comapa a partir de abril se caracterizó por corregir las prácticas problemáticas de antes y poner orden en la empresa.

Por ello es extraño que, tras dejar caer a Comapa, Vall Companys comercialice jamones con óvalo sanitario del mismo matadero de Polonia en el que fueron sacrificados los cerdos con los que se producían jamones de Comapa como Treveduluno de los que el grupo catalán retiró del mercado cuando estuvo al frente de la empresa con sede en Madrid. Fuentes del sector critican a Vall Companys por incurrir en las mismas prácticas que vetó en Comapa.

Las similitudes entre los jamones de Comapa y los de la marca Montaño no son baladíes

Y es que las similutudes entre unos jamones y otros no son baladíes. Al igual que Trevedul, la etiqueta de Montaño dice que es un "jamón natural" que se cura "con sal marina a 1.476 metros" de altura. Esta publicación ya ha explicado que la etiqueta de Trevedul mentía al respecto de la elevación del secadero, que en realidad estaba en un pueblo a 813 metros sobre el nivel del mar. Lo mismo sucede con el jamón Montaño fabricado por Duríber.

Según se desprende de la marca sanitaria de los jamones a la venta en Ahorramás, el secadero de los jamones Montaño está en Guadalajara (ciudad de Castilla-La Mancha que está a 708 metros de altura), como recoge el registro de empresas alimentarias inscritas a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

Esto supone otra falacia en el etiquetado por parte de una empresa vinculada a Vall Companys, empresa que por su parte ha defendido que es jamón curado en Trevélez y ha confirmado que se trata de la misma materia primera de los jamones denunciados y retirados de Comapa. "La utilización de una nueva marca se debe a que las utilizadas por la anterior dirección de Comapa, Trevedul y Sierra Alpujarra, generaban confusión por el origen de la misma y la denominación de origen", han dicho desde el grupo líder del porcino español.

Desde Vall Companys han transmitido que no se trata de un producto suyo, sino que una de sus empresas "ha cedido una marca a Comapa" para "dar salida a estos productos", "cuya materia prima fue adquirida antes de abril de 2019", antes del cambio de dirección impulsado por el gigante catalán. "La mercancía cumple con la normativa comunitaria europea que permite curar en España materia prima de cualquier país de la UE", ha añadido el grupo catalán.

El jamón Montaño (izquierda) y el jamón Sierra Alpujarra se fabrican con materia prima proveniente del mismo matadero polaco
El jamón Montaño (izquierda) y el jamón Sierra Alpujarra se fabrican con materia prima proveniente del mismo matadero polaco, como muestra el óvalo sanitario

Vall Companys prometió acabar con la agresividad comercial de Comapa

Las fuentes anónimas de Comapa consultadas por este diario han afirmado que la cantidad total de piezas de jamón Montaño que la cadena Ahorramás ha puesto a la venta bajo la oferta de 45 euros la pieza (y una garrafa de aceite gratis) supera las 5.000 unidades. En declaraciones a este medio el pasado 18 de septiembre, la más reciente dirección de Comapa informó de que retiraría los jamones polacos Trevedul y Sierra Alpujarra de las tiendas, pero matizó que "puede ser que aún queden en las salas de venta".

La dirección de Comapa con representantes de Vall Companys también transmitió a otros medios hace dos semanas que pretendía abandonar la agresividad comercial que caracterizaba algunos de sus productos, como las ofertas de dos piezas de jamón por 50 euros en Carrefour, y abandonar la presencia en folletos comerciales. Pero el jamón Montaño de Duríber que presuntamente salió de las instalaciones de Comapa en Granada figura en el folleto de ofertas de Ahorramás, y un supuesto "jamón serrano" de la misma marca se promociona en un folleto de E.Leclerc en Miranda de Ebro.

Las fuentes desmienten la versión de Vall Companys y afirman que el jamón curado Montaño empezó a salir de las instalaciones de Comapa en Granada el mismo día que la empresa solicitó el concurso de acreedores. Sugieren, además, que una operación como el envío de las piezas de jamón a la plataforma logística de Ahorramás debería haber estado sujeta al previo conocimiento y aprobación del administrador concursal nombrado por el juzgado, cuya identidad hasta ahora no es pública.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad