Volkswagen continuará recibiendo ayudas públicas si mantiene las inversiones en España

stop

Polémica industrial

Economía Digital

José Manuel Soria, ministro de Industria, en la rueda de prensa de consejo de ministros, con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría / EFE
José Manuel Soria, ministro de Industria, en la rueda de prensa de consejo de ministros, con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría / EFE

09 de octubre de 2015 (18:07 CET)

El Gobierno no sólo no ha puesto en cuestión las ayudas públicas directas otorgadas a Volkswagen sino que se las ha garantizado. El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha enviado este viernes una carta al grupo alemán en la que ratifica el compromiso del Gobierno de continuar dándole ayudas si mantiene las inversiones previstas en España, de 4.200 millones hasta 2019.

El propio Soria lo ha admitido este viernes en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, en la que ha garantizado que tanto las comunidades autónomas en las que se encuentran las plantas a las que van destinadas las inversiones, Navarra y Cataluña, como el propio Gobierno, pondrán en marcha los planes de ayuda a la innovación previstos.

El ministro ha asegurado que el nuevo presidente de Volkswagen, Matthias Müller, le garantizó este jueves durante una reunión celebrada en Alemania que la compañía mantiene el programa de inversiones previsto para España.

Ligadas a la innovación, no al medio ambiente

El argumento para mantener las ayudas a la innovación es que están condicionadas a la inversión y la adjudicación de nuevos productos a las fábricas y nada tienen que ver con el medio ambiente. El ministro no ha concretado la cuantía de las ayudas concedidas a VW en los últimos años aunque desde el ministerio han asegurado que son mucho menores que lo que ha cobrado el grupo por el plan PIVE.

En el caso del PIVE, el incentivo para la compra de coches nuevos poco contaminantes, sí que está vinculado a las emisiones. Sin embargo, Volkswagen ya comunicó a Soria que las desviaciones de sus cerca de 10 millones de coches manipulados eran de óxido de nitrógeno (NOx), mientras que las ayudas del PIVE se basan en las emisiones de CO2.

El ministro ha asegurado que espera la documentación de que realmente los 680.000 coches con motor trucado que se vendieron en España cumplen con la normativa de CO2

Ayudas muy extendidas

Soria ha explicado que las ayudas a VW no son ningún privilegio sino que son las que normalmente se plantean para todos los grupos automovilísticos a la hora de tomar una decisión de ubicar en una factoría o en otra el lanzamiento de un modelo o de varios modelos.

"Esto se ha hecho a lo largo de todos estos años prácticamente con todas las marcas que han dotado de carga de trabajo adicional a sus factorías aquí", ha remarcado.

Las reparaciones, para enero

Sobre cuándo va a empezar el grupo alemán a reparar los vehículos afectados, Soria ha indicado que, según le ha explicado el grupo alemán, el plan de acción estará aprobado antes del 31 de octubre para que, a partir del 1 de enero de 2016, la marca se dirija a los propietarios de los coches que cuentan con el software manipulado.

El ministro ha recordado que en España hay 683.000 afectados y que a principios del próximo año la compañía "empezará a llamar uno por uno a todos los propietarios para que vayan a sus respectivos concesionarios para hacer las modificaciones oportunas en el software o en el motor".

Soria ha precisado que no es obligatorio llevar el vehículo al concesionario, ya que "es una cuestión que dependerá de cada consumidor". En este sentido, ha recordado que, según la compañía, "en modo alguno" la colocación de este software influye en la seguridad del vehículo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad