Editorial

El juego acabó

Carles Puigdemont quedó este martes finalmente al desnudo: la bolita de la independencia no estaba, siempre lo supo, aunque lo escondiese