El grupo Prisa negocia contrarreloj la renovación de su deuda

stop

El holding, que debe 1950 millones, se dispara en bolsa

Sin título

10 de marzo de 2009 (17:21 CET)

El grupo Prisa se encuentra a día de hoy renegociando con las entidades financieras los términos de la restructuración de su deuda, según  la compañía de medios de comunicación.

   Prisa explicó que esta actuación está "en línea" con lo manifestado por el consejero delegado del grupo, Juan Luis Cebrián, el pasado 5 de diciembre en una junta de accionistas. Entonces, Cebrián aseguró que Prisa contaba "con el apoyo de los principales bancos financiadores y con inversores potenciales, con algunos de los cuales se mantienen desde hace meses negociaciones que se encuentran muy avanzadas".

   Asimismo, Prisa recordó que informará al mercado de las decisiones relevantes que se adopten a lo largo de este proceso de reestructuración financiera.

   Este grupo de comunicación tiene una deuda de más de 5.000 millones, después de la OPA sobre Sogecable, de la que es el accionista único. El primer pago que debía afrontar Prisa era el crédito puente de 1.950 millones de euros que en su día obtuvo para financiar la citada operación, acordado inicialmente con HSBC y que posteriormente fue sindicado con otras cinco entidades financieras (La Caixa, Banesto, BNP, Caja Madrid y Natixis).

   No obstante, esta compañía podría tener prácticamente cerrado un acuerdo con estas entidades financieras para volver a aplazar el crédito, que vence el próximo 31 de marzo, según informa el portal 'Cotizalia.com'. Así, fuentes cercanas a esta operación estimaron que la dispensa temporal de los bancos se situará en torno a uno y tres años, lo que permitirá al grupo estudiar nuevas acciones de financiación.

   Previamente, en julio de 2008, Prisa ya había suscrito una modificación del crédito puente. Los títulos de Prisa subieron notablemente, después de hacerse públicas las informaciones hasta un 20%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad