El mecenazgo artístico de la familia Gòdia encandila a los EEUU

stop

RECONOCIMIENTOS ARTÍSTICOS

Liliana Godia y Manel Torreblanca

13 de junio de 2011 (19:45 CET)

Liliana Gòdia recogerá el próximo octubre el premio de la Hispanic Society of America en la prestigiosa gala anual de este peso pesado del arte en los Estados Unidos. Liliana y Carmen Godia son hijas de diferentes matrimonios de Paco Gòdia –el primer piloto español en saltar a la Fórmula 1– y están consideradas como integrantes del grupo de mujeres más ricas de España.

La galardonada, de 41 años, es presidenta de BCN Godia, sociedad con unos fondos propios de 75 millones de euros en 2009 y a través de la que ha realizado importantes inversiones inmobiliarias, además de ser uno de los instrumentos tenedores de parte de las participaciones que la familia mantiene en el capital la concesionaria de infraestructuras Abertis. En la firma que preside Salvador Alemany su hermana Carmen ejerce la tercera vicepresidencia.

Pese a su congénita discreción empresarial, los Godia forman parte de las primeras fortunas catalanas, con intereses en diferentes sectores y actividades. Liliana Godia está casada con el también empresario Manuel Torreblanca. Por su trayectoria vinculada al mundo del arte, la homenajeada por la institución estadounidense forma parte de la alta burguesía catalana, lo que le concede un gran poder de convocatoria en aquellas actividades de mecenazgo vinculadas con la fundación que lleva el nombre de la familia. Liliana Godia ha recibido también la Llave de Barcelona.

Mecenas mexicano

En la misma ceremonia, Soumaya Slim, hijo del hombre más rico del mundo, Carlos Slim, recogerá el premio de la Hispanic al museo que lleva su nombre, integrado en la fundación mediante la cual su padre centraliza parte de sus acciones filantrópicas.

En ambos casos, se reconoce el papel en pro del arte, tanto desde la faceta divulgativa como de su conservación. En el caso de Liliana, este premio además reconocerá la perseverancia y el esfuerzo que han conducido a la fundación que preside a su actual posición de referencia.

Coleccionista de pro


Paco Gòdia, que fue un afamado empresario catalán de mediados del siglo XX, reunió una relevante colección privada. El arte era una de su grandes aficiones, sólo superada por el motor que por entonces no estaba profesionalizado.

Las piezas que coleccionó el líder del clan familiar se exhibieron en el Museo de Barcelona hasta que en 1999 Liliana creó la Fundación Francisco Gòdia para honrar la memoria de su padre. Abrió sus puertas el 1 de diciembre de ese año, en un modesto piso del ensanche barcelonés para empezar a ejercer su actividad.

Después de nueve años de funcionamiento, durante los que se difundieron diferentes partes de la colección, además de ciclos de conferencias, talleres infantiles y escolares, la fundación se traslada a la antigua casa Garriga Nogués, obra del arquitecto, Enric Sagnier, el arquitecto más prolífico del conocido ensanche barcelonés.

La colección, una de las más importantes de fondo privado en España, hace un recorrido a través de los siglos del arte catalán, español e internacional, desde el siglo XII al siglo XXI.

Puente entre México y Europa

Soumaya Slim es la cabeza visible del museo que lleva su nombre. Gracias a los fondos de su padre Carlos --que recientemente adquirió el 0,16% del capital de la nueva CaixaBank-- aporta a través de su fundación, el centro colecciona e investiga “los testimonios artísticos” de México y Europa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad