El secreto de Loewe: artesanía gallega para bolsos de lujo

stop

Idoia Cuesta aplica las técnicas tradicionales de cestería en el textil para crear los diseños del modelo 'Galicia'

Idoia Cuesta

03 de noviembre de 2014 (04:10 CET)

“Vimos tu trabajo y nos gustaría ponernos en contacto contigo. Firmado: Manufacturas Loewe”. Así comenzó la historia de los bolsos Galicia, una pieza de lujo de la prestigiosa firma Loewe. La primera colección salió al mercado el año pasado, a un precio que oscilaba entre los 1.600 y los 4.600 euros. Tiene en su origen a una bióloga de San Sebastián, que lleva ya media vida en Lugo y en su casa de Outeiro de Rei.

Idoia Cuesta llegó a tierras gallegas para completar su tesis, pero acabó convirtiéndose en una artesana de altura, capaz de conquistar a Loewe y de plantarse en la Pasarela Cibeles de la mano con la diseñadora Sara Coleman. Echó raíces en Outeiro de Rei, donde tiene taller y morada.

De la tradición a un mundo nuevo

Repasando su trayectoria, Cuesta recuerda perfectamente el correo electrónico que propició su primer contacto con Loewe, y también el curso de cestería en el Centro de Artesanía e Deseño en el que ingresó cuando todavía era una aplicada investigadora en el campo de la biología. “Descubrí que era lo mío”, rememora. Con una asociación de vecinos aprendió a trabajar la paja. “Justo al lado de donde estaba se vendía una casa” e Idoia Cuesta se la compró. Estaba escrito.

En su página web se define como cestera. Buceó en todas las técnicas tradicionales con fibras vegetales y, para diferenciarse, dio el salto con una colección de cestería textil. La participación en ferias y muestras dentro y fuera de España le abrió las puertas de Loewe. Vieron su trabajo, contactaron con ella y nació una nueva colección: “Ellos me mandaban la piel y yo probaba. De ahí salieron los prototipos y la colección de bolsos Loewe Galicia”, explica. Para las dos colecciones, la segunda más reducida en número de unidades, la creadora trabajó con personal de la compañía y con un equipo de artesanos.

De la experiencia aprendió Cuesta que “lo fácil es crear y lanzar productos”. “Luego viene la parte difícil y más costosa, donde te das contra el mundo. Comercialización, marketing, concepto de marca… eso es durísimo”, valora.



Un referente en Europa


Como duro y competitivo es el mundo de la moda. Y tampoco es sencillo el de la artesanía. Cuesta explica la importancia de mostrarse fuera y de poner en valor el trabajo en equipo, como sus colaboraciones con la diseñadora Sara Coleman, que le abrieron la puerta de los Premios Nacionales de Artesanía en la categoría Innova.

Es un buen momento para el ramo. “Galicia está siendo un referente a nivel nacional y hay artesanos buenísimos con oficios tradicionales que se han mantenido. Se está innovando y buscando posicionamiento en el mercado”, explica.

Pero la cestería es la hermana pobre de las artesanías porque no es lo mismo hacer joyas que cestos. Pese a ello, en este arte “Galicia es un referente a nivel europeo por la gran diversidad de cestas y técnicas”, asegura Cuesta. “En otros países solo se trabaja el mimbre, aquí se trabaja el mimbre, la madera, el juncos… la técnica está viva, no está todavía en el museo. Aún no se ha perdido y eso nos ofrece una riqueza increíble”, concluye.

Idoia Cuesta contribuye a preservarla desde su taller en Outeiro de Rei, Tejidos Vegetales. Los encargos, las ferias de artesanía y los cursos ocupan su tiempo, pero en su momento sacó espacio en su agenda para publicar el libro Guía de las plantas cesteables de Galicia (Centro de Artesanía e Deseño, 2006). El trabajo aunó su afán como investigadora a su talento como artesana. Toda una declaración de intenciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad