Empieza la guerra: S&P rebaja la deuda de España a doble A

stop

28 de abril de 2010 (18:24 CET)

El presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero reconocía durante esta mañana en el pleno del Congreso que en los próximos diez días podrían registrarse ataques contra la deuda española. No han pasado ni horas hasta confirmarse resto extremo, o lo que es  lo mismo, lo inicio de las hostilidades es un hecho.

La primera andanada la ha soltado la agencia Standard & Poors que ha comunicado la rebaja de la calificación del crédito de España. Efectivamente la agencia Standard & Poor's ha bajado  la nota de la deuda española a largo plazo hasta 'AA' desde 'AA ' con perspectiva 'negativa, lo que deja abierta la posibilidad de nuevos recortes de 'rating' a medio plazo.

 Sin impacto a la banca

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) afirmó que el recorte del 'rating' a España no tiene uno impacto automático sobre los de la banca española, pero advirtió de que la crisis es un elemento clave en la evaluación de los riesgos a que se enfrenta el sector financiero.

   Asimismo, S&P ha rebajado la nota de la emisión de deuda de 3.000 millones de euros  del  Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) hasta 'AA' desde 'AA ' con perspectiva negativa. Este recorte de la nota del fondo articulado por el Gobierno para encauzar la reordenación del sistema financiero y reforzar la solvencia de entidades coindice con el aplicado a la nota asignada al Reino de España y es de la misma magnitud.

   Estas decisiones sobre la capacidad de devolución de deuda de España se producen apenas un día después de que la calificadora de riesgos bajara la nota de la deuda griega a la categoría de 'bonos basura' y la de Portugal en dos escalones, hasta 'A-' desde 'A ', con una perspectiva "negativa" en ambos casos.

En el caso griego, la comunicación supuso concentrar sobre aquel país las sospechas de los principales operadoras económicos internacionales, que vieron como la deuda de aquel país, peso a haber recibido apoyo formal de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional se devaluaba hasta la consideración de bonos basura.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad