Anudal, o cuando el relevo en la empresa está en casa

stop

UNA COMPAÑÍA FAMILIAR DE LARGO RECORRIDO

Pablo Jiménez

Ana Núñez y Juan Ramón Hernanpérez (izq.), fundadores de Anudal, y su hija Eva (der.), responsable de Anudal Brasil
Ana Núñez y Juan Ramón Hernanpérez (izq.), fundadores de Anudal, y su hija Eva (der.), responsable de Anudal Brasil

en Barcelona, 29 de mayo de 2015 (19:54 CET)

Se acostumbra a decir que mezclar el trabajo y el amor no es bueno, ni fácil. Pero hay historias que contradicen esta frase hecha. Ana Núñez y Juan Ramón Hernanperez ya eran pareja cuando crearon la empresa Anudal, especializada en escuadras y otros accesorios para la carpintería de aluminio. Aquello fue en 1986. Hoy, la empresa exporta a diversos países, es líder en el sector, y ya planea el relevo generacional en la figura de Eva, una de las hijas del matrimonio.

El camino ha sido de todo, menos fácil. El estallido de la burbuja inmobiliaria fue un seísmo en esta empresa familiar. De los 80 trabajadores de los que disponía, la compañía tuvo que reducir la plantilla hasta casi la mitad. Muchos de sus clientes --firmas dedicadas, en su mayoría, a la construcción de viviendas-- tuvieron que cerrar o, en el mejor de los casos, vieron cómo el negocio decayó abruptamente. "En el sector de las ventanas y los cerramientos las empresas bajaron de media en torno al 70% en la facturación", comenta Ana, gerente de Anudal y una de las dos patas sobre las que se ha construido este proyecto.

Mirar al exterior

¿Qué hacer ante el desolador panorama del ladrillo español? Esta empresa radicada en Badalona (Barcelona) decidió entonces mirar hacia fuera. Aunque antes de la crisis ya tenía presencia en el extranjero ("exportábamos entre el 6 y el 8% de lo que producíamos", asegura la gerente), a partir del 2008 la apuesta por los mercados internacionales fue decidida. A día de hoy Anudal vende alrededor del 40% de su producción en Europa y, también, en países latinoamericanos como México y Colombia, entre otros.

https://www.economiadigital.es/uploads/s1/34/44/25/pieza_anudal_1-44425.jpg?t=1432922462

Allí, al otro lado del Atlántico, está quizás la apuesta más fuerte y arriesgada que ha hecho esta familia. Hace tres años, cuando ni se atisbaba la salida a la mala situación de la economía española, la primogénita de Ana y Juan Ramón hizo las maletas (junto a su marido e hijos) con destino a Brasil. Su misión: abrir una nueva puerta de negocio en el país sudamericano y comenzar una empresa propia, siempre con el apoyo de la matriz española.

Relevo generacional

En Brasil no sólo está una parte importante de la empresa y de la familia, sino el mismo futuro de Anudal. "El plan es que Eva acabe dirigiendo toda la empresa", comenta su madre (y socia). Sobre la primogénita del matrimonio Hernanperez y Núñez girará el relevo generacional que ya está en curso dentro de la compañía. Un cambio ni mucho menos sencillo de llevar a cabo.

De ahí que los responsables de esta empresa acudiesen a la Cambra de Comerç de Barcelona, entidad con la que tienen una estrecha relación desde los inicios en el negocio. Recientemente, Juan Ramón, Ana y Maite Rodríguez –esta última, la responsable de administración—realizaron el Programa de Consellers d'Empresa Familiar.

El apoyo de la Cambra de Barcelona

Los cursos de formación de empresarios y directivos de la Cambra preparan para la toma de decisiones en empresas con las particularidades de Anudal, mientas que los de formación continua se dirigen también a empleados.

https://www.economiadigital.es/uploads/s1/34/44/24/pieza_anudal_2-44424.jpg?t=1432922538

"Nuestra idea siempre ha sido seguir aprendiendo cada día", comenta Ana en relación a los múltiples talleres que, tanto ella como otros empleados de Anudal, han realizado desde hace años en la Cambra. "Siempre hemos sido muy exigentes en la formación y capacitación en temas coma la seguridad", explica la gerente.

Con todo, respecto al curso que han terminado hace poco, Ana resalta un ámbito de gran importancia cuando la empresa y la familia van tan de la mano como en su caso. "Me ha sorprendido la parte más emocional. No siempre es fácil equilibrar, mediar y decidir en cuestiones que afectan a personas cercanas", comenta. En este sentido esta empresaria habla de la importancia de que "las relaciones personales prevalezcan", sin dejar de tener en cuenta que el objetivo común de todos los implicados es el buen futuro de la compañía.

El papel de la innovación

Además de la apuesta por el mercado internacional, desde esta empresa siempre se ha tenido en cuenta la importancia de la innovación. Con cerca de 2.000 referencias patentadas, Ana apunta al espíritu inquieto de Juan Ramón –además del equipo de profesionales que le acompaña—para explicar cómo a lo largo de los años Anudal ha diversificado su oferta según las necesidades del mercado. Esta estrategia les ha llevado a entrar en negocios tan variados como las placas solares (fabricando el soporte de aluminio que las sujeta) o la construcción de pistas de pádel.

El nivel técnico que han conseguido a la hora de trabajar este material ha hecho posible que no cierren puertas a ninguna opción de negocio en los próximos años. "Pon aluminio en tu vida", comenta entre risas Ana cuando se le pregunta sobre cómo encuentran las ideas a partir de las que expandir su producción. Tal y como reconoce la gerente, la innovación seguirá siendo fundamental en el devenir de una empresa que sabe que el futuro pasa por alguien de la casa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad