El 'Airbnb de los coches' pone el foco en las grandes urbes españolas

stop

Drivy, la plataforma de alquiler de vehículos entre particulares, aspira a cerrar el año con una flota de 3.200 turismos en nuestro país, con un servicio plenamente integrado en el móvil

Pablo Jiménez

Paulin Dementhon, fundador y primer ejecutivo de Drivy, durante el 4 Years From Now, en Barcelona / Drivy
Paulin Dementhon, fundador y primer ejecutivo de Drivy, durante el 4 Years From Now, en Barcelona / Drivy

Barcelona, 23 de febrero de 2016 (21:13 CET)

Las formas de movilidad y transporte están cambiando. Especialmente en los entornos urbanos. La industria del automóvil, dominada por un puñado de fabricantes durante décadas, se encuentra ahora ante nuevos modelos de consumo, que no necesariamente pasan por la propiedad del vehículo.

Un reflejo de esta tendencia es Drivy, una joven compañía francesa líder en su sector: el alquiler de coches entre particulares. Con cinco años de vida, esta empresa basada en París cuenta ya con una flota de más de 35.000 turismos, repartidos entre Francia –su principal mercado--, Alemania y España, donde aterrizó el verano pasado.

Nuevas clases urbanas

Paulin Dementhon, fundador y primer ejecutivo de la firma, atiende a Economía Digital en Barcelona, dentro del recinto del 4 Years From Now (4YFN), el evento para emprendedores del Mobile World Congress, y explica sus planes de expansión en nuestro país.

Aunque el alquiler turístico (la gran fuente de ingresos de firmas como Europcar o Hertz) es un mercado que no pierden de vista, Dementhon explica que el foco está puesto sobre todo en las nuevas clases urbanas de las grandes ciudades. Jóvenes sin coche propio que planean una escapada de fin de semana o incluso un desplazamiento de pocas horas ("una tarde de compras en Ikea", ilustra).

Ahorro o beneficio

El modelo de Drivy es similar al de Airbnb, aunque aplicado a otro de los bienes de alto valor que los nuevos consumidores no tienen reparo en compartir. En un caso para ahorrar costes y en el otro para conseguir unos beneficios extra.

Los propietarios que ofrecen su coche en esta plataforma se llevan el 70% de la transacción. El 30% restante se lo reparten a partes iguales entre la compañía y la aseguradora Allianz, que cubre la póliza del coche mientras está en alquiler.

3.200 vehículos a final de año

La llegada de España de Drivy, en julio de 2015, se hizo a través de Barcelona, donde ya tienen oficina. Y se ha ido ampliando a Madrid y otras ciudades progresivamente, hasta alcanzar los 4.000 usuarios y 800 coches o conductores con los que cuentan hoy en día. El objetivo para final de año pasa por alcanzar una cartera de hasta 3.200 vehículos.

Velocidad en los trámites

Como ventaja competitiva frente a otras empresas del sector, Dementhon esgrime dos argumentos. Por un lado la "proximidad" en el trato (los usuarios se encuentran para la entrega de las llaves y se evalúan mutuamente una vez devuelto el coche) y por otro la agilidad en el proceso de alquiler.

Unos tiempos, sin embargo, que pretenden "acelerar", con el objetivo de hacerse con una parte del mercado de los renting más cortos. Fabricantes como BMW y Ford ya han implementado diversos programas de movilidad en grandes urbes como Londres y San Francisco, con un servicio similar al de las bicis públicas urbanas. 

Servicio íntegramente móvil

En esta estrategia juega un papel clave la conectividad móvil. En enero de este año Drivy estrenó en España un sistema que permite no sólo reservar el vehículo a través de su aplicación en el móvil, sino también formalizar y cerrar el contrato (con firma incluida). En menos de dos semanas, esta innovación ya era utilizada por más de la mitad de los usuarios en nuestro país. 

El siguiente paso, según explica Dementhon, vendrá de la mano del Drivy Open, una innovación que conectará el vehículo con el dispositivo móvil, permitiendo al usuario abrir y cerrar el coche sin utilizar las llaves.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad