Elena Grau y Engràcia Gironès

stop

Elena Grau es una emprendedora que antes de embarcarse en sus proyectos había trabajado en grupos de primera fila en el mundo de la perfumería.A su vez, Engràcia Gironès hizo sus primeros pasos en el mundo de la farmàcia. Ambas están embarcadas en una empresa común que aúna investigación y comercialización a partir de productos tan enraizados como los derivados del olivo

Elena Grau y Engràcia Gironès

11 de abril de 2011 (13:44 CET)

Los principios activos, las moléculas... En fin, el conocimiento. Estas son las bases a partir de las que se creó Egactive cosmetics y antes Egperfume consulting. Dos proyectos nacidos “a las puertas de la crisis”, de la mano de Elena Grau y Engracia Gironés, dos emprendedoras de Barcelona.

“Los productos de valor añadido como los principios activos y las moléculas son difíciles de conseguir y más si se trata de principios premium”, dice Elena. Para conseguir y comercializar dichos productos ello hace falta mucha investigación y desarrollo, comenta Grau, ingeniera industrial por la UPC, con una importante experiencia anterior en el mundo de la perfumería y la cosmética e impulsora de Egactive y antes del consulting Egperfume.

“Cada vez es más difícil conseguir principios activos, y los que tienen una gran calidad tienen un valor también muy importante”, indica Grau, refiriéndose a la materia prima con la que trabaja su empresa. Con estos elementos como base se crean las moléculas que debidamente dosificadas y testadas forman parte de muchos productos de cuidado de la piel, de farmacia o simplemente de belleza. Conseguir dichos principios activos con unos niveles de pureza altísimos es la tarea de la empresa puesta en marcha por Grau y Gironés: Egeactive. Precisamente esos productos forman parte de las fórmulas de algunos medicamentos y productos para la regeneración de la piel que comercializan, cada uno con su formulación, grandes marcas internacionales.

Potentes antioxidantes

Si los principios activos proceden de productos naturales muy arraigados en la cultura occidental y sus efectos están comprobados, ahí hay un negocio y Egactive lo explora. Este es el caso del producto denominado Oliveactive. Se trata de un principio activo surgido de un derivado de las aceitunas “con unos extraordinarios efectos antioxidantes” afirma Grau.

El proceso de extracción ha sido desarrollado por una empresa andaluza: Biomaslini, nacida de una spin off universitaria de aquella autonomía, que ha contado con ayudas de la Junta. Del producto se han comprobado mediante estudios científicos sus efectos antinflamatorios y de regeneración de la piel. “Tenemos compartida con Biomaslini la propiedad intelectual de Oliveactive, y ahora lo estamos promocionando en los mercados internacionales”, explica la impulsora de Egactive. En este sentido, si cualquier empresa quiere incluir oleoactive en sus formulaciones se pasa el encargo a los socios andaluces de Egactive y se aporta en la cantidad y pureza requeridas.

La sociedad Egeactive nació en 2007, “en plena crisis” afirman sus dos socias actuales. Grau tenia un negocio de consultoría en el mundo del perfume, que aún mantiene, fruto de su larga experiencia anterior en grupos internacionales como Puig. Y Gironés, que es farmacéutica, empezó colaborando en la consultoría y pasó a formar parte de la sociedad.

Inversión modesta


“Lo empezamos con una inversión inicial de unos 80.000 euros y sobretodo de nuestro trabajo”, explican las dos. Contaban eso sí, con un socio financiero que les ayudó en los primeros momentos, pero la parte más importante fue su aportación en forma de trabajo. Así, poco a poco, se empezó a ganar dinero a mediados de 2009 y desde entonces la sociedad está en plena marcha. De hecho ahora la empresa la forman tres personas y no se descarta que en unos meses se contrate a la cuarta.

En la realización del proyecto de Oliveactive las emprendedoras recibieron el apoyo de Pimec, concretamente de su área consultoria estratégica en financiación e innovación, que gestiona Jordi Turu. “Él nos consiguió un crédito de 82.000 euros de Acció10, del que hemos cobrado la mitad, y que nos ha ayudado mucho”, afirma Grau.

Además del producto estrella, Oliveactive, el grupo tiene otras líneas de negocio. Así, ha desarrollado Veda Active, que importa y comercializa de la India principios activos de origen vegetal, basados en la medicina ayurvédica, “la ciencia de la longevidad”, según rezan sus impulsoras, reconocida por la OMS.

Otra línea de ventas está relacionada con Infinitec Activos, que es una compañía catalana especializada en el desarrollo e innovación de ingredientes activos avanzados para la industria cosmética. Las dos socias lo son también de Infinitec Activos.


Las emprendedoras de Ageactive, también tienen acuerdos de distribución en el mercado español de los productos del grupo francés Phenbiox. Otra línea en este sentido se ha abierto también con la sociedad francesa Codif Recherche. En el primer caso el grupo produce activos extraídos por bioliquefacción de la piel de distintas plantas y en el segundo los principios activos se producen a partir de la extracción elementos naturales procedentes de algas, micro-algas y plantas de las costas marinas y oceánicas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad