Eurofirms ya detecta una reactivación sólida del empleo

stop

DINAMISMO EMPRESARIAL

El gerente de Eurofirms, Miquel Jordà./ED

16 de mayo de 2014 (19:40 CET)

¿Piensa en una empresa de trabajo temporal? Su imagen ha cambiado con los años. Y ahora han ganado presencia en el mercado. Constituyen, en estos momentos, el mejor termómetro para saber qué está pasando en el mundo laboral, al margen de los mensajes optimistas del Gobierno.

Eurofirms es la cuarta ETT por cuota en España, y la primera con capital local. El artífice de su expansión es Miquel Jordà (Cassà de la Selva, Girona, 1964). Partiendo desde Girona, la compañía tiene oficinas en toda España y en Portugal, y piensa en internacionalizarse en otros países europeos.

Y Jordà apunta que la recuperación económica se está produciendo, aunque el proceso es lento, y exigirá una adaptación muy profunda del sistema productivo. Jordà explica lo que está sucendiendo con el propio ejemplo de Eurofirms.

Ganar en productividad

Las empresas vuelven a contratar, principalmente en el sector servicios, y en la industria, pero los trabajos que se perdieron, difícilmente se recuperarán en su integridad. Es decir, una empresa que despidió a 25 trabajadores con la crisis económica, ahora se podría animar a contratar de nuevo, pero podría contratar a cinco, ya no a los 25 que se vio en la necesidad de despedir.

“Nosotros, hemos igualado el número de trabajadores que teníamos en el inicio de la crisis, 160, a finales de 2013, y la paradoja es que la facturación ha aumentado, de 60 a 96 millones de euros”, asegura Jordà.

Pero esas cifras denotan una cuestión clave. ¿Qué podía hacer mal Eurofirms en 2007 o 2008?

Según el gerente de la compañía lo fundamental no ha sido ni un cambio tecnológico, aunque también ha ayudado, ni una revolución interna, sino el “cambio de actitud, el hecho de intentar hacer las cosas de otra manera”. Esa actitud se refleja en un aumento de la productividad, que es análogo al de otras empresas catalanas y españolas, que han hecho de la necesidad virtud.

Más contratos desde enero

Jordà señala que, desde Reyes, desde enero de este año, la situación ha cambiado. “Los primeros síntomas de un cierto cambio de tendencia se vivieron en mayo o junio del pasado año, pero el antes y después se produce en enero de 2014”. ¿Cómo se traduce eso para una empresa de trabajo temporal?

Según el gerente de Eurofirms, que nació en 1991, en ese momento muchas empresas que llevaban años como clientes de la compañía, pero que no hacían movimientos, deciden contratar personal. Y la propia Eurofirms amplia su cartera, de 3.800 a 5.000 contratados.

El sector que más puestos de trabajo genera es el de servicios. Las empresas han perdido el miedo y buscan personal, una situación que coincide, como recuerda Jordà, con la bajada de la prima de riesgo de la deuda española lo que implica una mejor financiación de las empresas. Otra prueba de ese cambio es “la localización” de empresas europeas que se trasladan a España por las mejores condiciones salariales.

Devaluación interna


Ahora bien, una empresa como Eurofirms ha comprobado con toda su crudeza la devaluación interna del mercado laboral español. Jordà asegura que le han llegado arquitectos que buscan ya un trabajo de administrativo, porque el despacho no lo pueden mantener, sin apenas encargos. Y, claro, los administrativos, que también buscan trabajo en ese sector, han visto como los sueldos han bajado.

“Mi experiencia me dice que ha habido una devaluación de entre un 10% y un 20% en los años que llevamos de crisis”, afirma Jordà, que denuncia una situación que puede ser muy peligrosa. “El hecho de que las empresas trabajen con tan poco margen, ha llevado a todo el mercado a buscar gangas, a seguir incidiendo en los precios, y eso se ha convertido en una espiral muy peligrosa”.

Traducido todo ello a las grandes magnitudes, eso quiere decir que España se aproxima a una deflación, aunque las autoridades europeas, por ahora, no acaben de verlo.

Cotizaciones sociales

La deflación, que podría estar a la vuelta de la esquina, se combate, según Jordà, “con la generación de actividad económica, “con la ampliación de márgenes empresariales, y con un aumento de la demanda interna”. Sí, eso sobre el papel, pero ¿cómo se hace?

Jordà, un hombre con principios liberales que considera que la empresa “debe ser el centro de la sociedad, porque es la que genera riqueza”, apuesta por bajar la carga impositiva, desde el IRPF a las cotizaciones sociales. Sólo con mayor dinero circulante se podría generar esa mayor actividad que defiende.

Y recuerda cómo ha cambiado el mercado en sólo cinco años. De contratar a ciudadanos polacos en origen como operarios, a buscar trabajos para locales con formación. Sin embargo, Jordà es optimista, y cree que esto ha comenzado a cambiar. Eurofirms, como otras empresas de trabajo temporal, constituye una brújula para vislumbrar el inmediato futuro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad