Los botones de BebeDeParis se internacionalizan

stop

La empresa liderada por Elena Gómez del Pozuelo y Sara Fernández de la Aldea cambia de nombre para desembarcar en nuevos países

El portal de regalos para recién nacidos BebeDeParis

04 de junio de 2014 (20:29 CET)

La Cigüeña del Bebé ya no volará sólo en cielo español. La compañía que capitanean Elena Gómez del Pozuelo y Sara Fernández de la Aldea, a punto de cumplir 20 años, ha sufrido una transformación --en nombre e imagen-- para dar el salto internacional y descubrir nuevos horizontes. Mucho ha llovido desde que surgió la idea de vender cestas para recién nacidos por Internet de una manera original y diferente.

Ahora, los botones encargados de entregar los paquetes a las estrenadas mamás y a sus recién nacidos se internacionalizan. “Queremos exportar nuestro modelo de negocio. Si hay un buen producto y se sabe comercializar en España, también puede tener éxito fuera”, subraya Gómez del Pozuelo, una de las artífices del proyecto. 

Entre los bebés que han sido obsequiados con algunas de sus cestas destacan miembros de la Casa Real española, hijos de futbolistas y otras caras conocidas.

(Foto: Elena Gómez del Pozuelo -arriba- y Sara Fernández de la Aldea -abajo-)

Nombre nuevo, vida nueva


Pero, antes de dar el salto internacional y entrar en nuevos países la compañía ha decidido cambiar el nombre. “Apostamos por una marca más internacional y tras buscar los dominios disponibles nos decantamos por BebeDeParis y la registramos en 50 países”, subraya.

Renovada la compañía por fuera, aunque con la esencia de siempre, BebeDeParis está dispuesta a sobrevolar nuevos cielos de la mano de socios franquiciados y exportar su éxito. “Nosotras damos la web montada con el idioma oficial de cada mercado y el centro logístico. Ellos tienen que comercializar el producto en grandes empresas. No tienen que entender de e-commerce y con un mismo dominio pueden vender en todo el país”, explica la cofundadora de la firma.

Dos franquicias antes de acabar el año

De momento, los objetivos que se ha fijado la compañía son modestos y BebeDeParis no quiere correr mucho. Las dos empresarias al mando del negocio prevén para este año dos franquicias y tres para el próximo. Y, aunque han pensado para sus inicios internacionales en países europeos ya han recibido propuestas muy variadas de destinos como Suramérica, Georgia, Rumanía, República Checa, Dinamarca, Suecia o Italia.

La inversión que tendrá que asumir cada franquicia dependerá del país. Los precios oscilan desde los 150.000 euros, para mercados más pequeños, hasta los 500.000 euros para países grandes como Estados Unidos.

Ventajas de la tradicionalidad del producto

Además, la colección de BebeDeParis es perenne y no caduca. Compuesta en la actualidad por 300 artículos, el franquiciado puede comprar el stock que desee y venderlo poco a poco. “Son ventajas que ofrece el negocio porque un regalo tradicional como las cestas para bebés siempre está de moda”, explica Gómez del Pozuelo.

Por ello, las impulsoras de este negocio esperan que algunas ofertas presentadas fructifiquen y que se exporte no sólo la actividad, la marca y el saber hacer de BebedeParis, sino también la figura del botones, al menos, en las grandes ciudades.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad