Macson invierte 200.000 euros en su nueva tienda en Paseo de Gracia

stop

La firma de moda prevé dar el salto a Bélgica en el primer trimestre con el foco puesto en Dubai

Manuel y Domingo Obradors, directivos de Macson

26 de noviembre de 2014 (12:06 CET)

La firma de moda catalana Macson abrirá las puertas de su buque insignia estas navidades. La familia Obradors, propietaria de la compañía, no ha buscado un emplazamiento cualquiera para su flagship.

El nuevo local se ubicará en el número 110 de Paseo de Gracia, la milla de oro del comercio barcelonés, donde convivirá con marcas de lujo como Chanel, Dolce&Gabanna y Carolina Herrera. Una localización de lo más exclusiva que ha supuesto una inversión de 200.000 euros.

Una empresa familiar


La compañía nació en 1942 en el barrio barcelonés de Gràcia, mucho más local y alejado del lujo que el Paseo de Gracia, una de las avenidas más caras de España. La familia empezó a dar sus primeros pasos como una empresa de tejido que empleaba los excedentes en el diseño de camisas.

"Hace 40 años nació Macson como la empresa de moda masculina que conocemos hoy", explican a Economía Digital los hermanos Manuel y Domingo Obradors, director administrativo y director comercial, respectivamente.

Plan de internacionalización

La empresa familiar, que factura en estos momentos 18 millones de euros, planea llegar a las 70 tiendas en 2015. A principios de año ya contará con 61 locales, de los cuales 50 son propios y 11 franquicias. Además, del total de las tiendas, dos son corners: la recién inaugurada tienda andorrana y la de Menorca. De todas ellas, 43 se ubican en Cataluña.

La firma ya ha empezado a trazar su plan de internacionalización. En el primer trimestre de 2015, Macson quiere abrir las puertas de su primera boutique en Bélgica, que se sumaría a las otras dos tiendas en el exterior: la de Andorra y Orán (Argelia). "También tenemos los ojos puestos en Dubai", aseguran los hermanos Obradors.

Facturación on line

Según las cuentas trimestrales, entre julio y septiembre el crecimiento ha sido del 8% a igual superficie, en comparación con el mismo periodo de 2013.

Pero la venta on line todavía se resiste. "Supone una facturación pequeña, porque nuestro cliente no es un consumidor de venta on line. Nuestro mercado on line es, principalmente, público extranjero", puntualizan. Por ello, otro de los retos de 2015 es mejorar el diseño de la página web, lavando así la cara de su otro escaparate.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad