2.000 millones: la carta al FROB de las cajas catalanas

stop

Las fusiones “achatarrarán” 2.800 puestos de trabajo

Sin título

24 de noviembre de 2009 (13:58 CET)

Millón arriba, millón abajo, ésta es la cifra que las cajas catalanas en reestructuración tienen previsto pedir al Fondo de Reconversión Ordenada Bancaria (FROB). Si se tiene en cuenta que la dotación para este año del citado fondo es de 9.000 millones de euros, las solicitudes catalanas supondrían el 22,2% de lo que tiene pensado repartir el Banco de España.

A pesar de que oficialmente las cajas catalanas en proceso de fusión no han reconocido oficialmente la cuantía, las filtraciones sobre cómo se “repartiría” es la siguiente: la unión de Terrassa, Sabadell, Manlleu y Girona necesitaría unos 400 millones del fondo; la de Catalunya, Tarragona y Manresa sería la más costosa y solicitaría al menos 1.100 millones; mientras que la fusión entre Penedès y Laietana requeriría unos 500 millones más.

Precisamente, Penedès y Laietana, harán oficial este miércoles el inicio de su integración. Lo harán en los consejos de administración extraordinarios convocados al respecto, aunque las fuentes oficiales siguen negando la mayor. Sin embargo, diversas fuentes de las propias entidades han reconocido que mañana se anunciará el sí de ambas cajas a su fusión, como un paso previo hacia un acuerdo más amplio con alguna otra entidades, o entidades, de fuera de Catalunya.

Ésta es la condición sine qua non que Penedès habría impuesto a las autoridades autonómicas para aceptar la fusión con Laietana, un proceso por el que ninguna de las dos apostaba decididamente.

Fuentes sindicales, por ejemplo, reconocen que han sido citados el próximo jueves por los responsables de Recursos Humanos para empezar a negociar posibles contingencias.

No es casual que Penedès y Laietana se hayan dado prisa en oficializar el inicio de la fusión. Este miércoles, 25 de noviembre, el Banco de España tiene previsto estudiar la marcha de las concesiones de ayudas del FROB, por lo que un retraso quizás haría que las ayudas se pospusieran hasta el ejercicio que viene.

Por otra parte, las reestructuraciones en marcha, que dejarían el panorama de las cajas catalanas con cuatro entidades en vez de las diez con que se empezó el año, tendrán un coste significativo en el ámbito laboral. Si las cifras que se barajan actualmente se mantienen, las cajas reducirán sus plantillas en 2.829 empleados. De estos, 629 han sido objeto de un acuerdo en la unión entre Sabadell, Terrassa, Manlleu y Girona. Otros 1.800 empleados son los que Catalunya, Tarragona y Manresa quisieran retirar y Penedès y Laietana sumarían unos 400 desempleados más.

La reunión celebrada durante la mañana del martes entre empresa y sindicatos ha concluido sin avances, lo que  supone mantener una nueva concentración de trabajadores, este miércoles frente a la sede central de Caixa Manresa, que celebra ese día su consejo de administración ordinario de noviembre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad