27 años después de la expropiación la abeja pica de nuevo

stop

Nueva Rumasa ofrece 120 millones por aceites SOS

Adolf Todó, director general de CatalunyaCaixa

23 de febrero de 2010 (18:35 CET)

Un 23 de febrero de 1983, hace pues 27 años, se producía un hecho que marcó al entonces presidente de Rumasa, José María Ruíz Mateos: la expropiación del grupo empresarial por parte del gobierno de aquel momento presidido por Felipe González.

Desde aquel momento el 23 de febrero es una fecha especial para Ruíz Mateos. En este día el empresario acostumbra a comunicar decisiones importantes. Vean la muestra de hoy. El grupo empresarial reconstruido por la familia: Nueva Rumasa, ha anunciado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) una oferta en firme para la adquisición del primer grupo aceitero español, que anida en la sociedad SOS, que tiene como marca más conocida los arroces del mismo nombre.

La abeja de Nueva Rumasa ha decidido picar de nuevo. Al parecer la oferta de compra se dirige a diversas entidades de ahorros poseedoras de participaciones significativas en SOS.

Caja Madrid, con el 10,5% del capital, Unicaja (9,18%), CajaSur (5,19%), Caja Granada, (5,3%), y CajaSol, (5%).
El objetivo de Nueva Rumasa, propietaria entre otras de las marcas Dhul, Cacaolat, Clesa o Apis, es conseguir un máximo del 28,4% de los derechos de voto correspondientes al capital de la aceitera, con el fin de evitar realizar una Oferta Pública de Adquisición (OPA).

En este caso, para incentivar a las cajas a vender, Nueva Rumasa mejora mucho el precio y condiciones de la primera oferta. El grupo jerezano ofrece lotres euros por acción, el doble que en la primera propuesta de compra, lo que supondrá a la familia Ruiz-Mateos un desembolso cercano a los 120 millones de euros.

Al cabo de los años, el grupo de los Ruíz-Mateos vuelve a tener presencia en Catalunya. Una marca tan conocida como Cacaolat es el mascarón de proa de las sociedades de la familia jerezana. 27 años después de la expropiación, el grupo declara más de 10.000 empleos directos y 6.000 indirectos. Presente en 78 países, con una facturación superior a los 1.500 millones de euros, Nueva Rumasa ha ido creciendo con la anexión de compañías líderes en diferentes sectores, sobre todo en alimentación, donde comercializa marcas como Dhul, Clesa, Trapa, Elorriaga, Apis, o Fruco, entre otras. Una de sus últimas adquisiciones ha sido la fábrica de El Caserío, propiedad de Kfraft, en Maò (Menorca) y en fechas más recientes (noviembre 2009) la compra de bodegas Caydsa, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad