A más crisis, más venta ilegal de vehículos

Sin título

10 de julio de 2009 (14:16 CET)

En algunos aparcamientos no controlados de Barcelona, como el de la plaça de las Glòries, se acumulan algunos coches de segunda mano en venta. Si una persona se fija mínimamente en ellos, verá que en sus respectivos carteles aparece en la mayoría de casos el mismo número de teléfono. Hay, pues, personas que se ofrecen como vendedores para poder beneficiarse de una operación que se podría hacer entre particulares.

Esta venta ilegal de vehículos, que ya se daba en las épocas de bonanza, se ha incrementado un 15% como consecuencia de la crisis económica, según la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam).

La patronal de los vendedores ha señalado que esta actividad se viene produciendo desde hace tiempo, aunque afirma que la crisis económica "ha fomentado el intrusismo" de aquellas personas que se hacen pasar por vendedores profesionales para obtener "pingües beneficios" de la venta de vehículos estacionados en la vía pública.

La Asociación recuerda que la venta ilegal de coches supone "un claro perjuicio" para el comprador, que no dispone de la garantía por el vehículo por escrito, ni del contrato de compraventa ni de la factura de la operación.

Por ello, solicita a los ayuntamientos a realizar las actuaciones necesarias para acabar con este tipo de actividad, y, quizá por desconocimiento, la Ganvam pone como ejemplo la ciudad de Barcelona, cuyas ordenanzas municipales prohíben la venta de vehículos en la vía pública. Seguramente, la patronal también defiende que, además de existir, las ordenanzas se cumplan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad