Acuerdo de mínimos para aplicar la Tasa Tobin

stop

España y otros 10 Estados miembros anuncian un acuerdo político para implementar la medida en enero de 2016

Redacción

El ministro de Economía, Luis de Guindos, conversa con su homólogo suizo, Anders Borg, antes de la reunión del Ecofin | EFE
El ministro de Economía, Luis de Guindos, conversa con su homólogo suizo, Anders Borg, antes de la reunión del Ecofin | EFE

06 de mayo de 2014 (21:23 CET)

La Tasa Tobin se aplicará, pero de forma más descafeinada. España y otros diez Estados miembros han anunciado este martes un pacto político de mínimos para poner en marcha los nuevos impuestos a las transacciones financieras para persuadir las operaciones especulativas.

Entre los firmantes se encuentran Alemania, Francia e Italia. Eslovenia podría finalmente quedarse al margen de la iniciativa por la caída del gobierno del país y la convocatoria de elecciones anticipadas.

Implementación por fases

El nuevo gravamen se implementará por fases, con una evaluación exhaustiva al impacto económico que generará y más tarde de lo previsto. Finalmente, entrará en vigor el 1 de enero de 2016. Fiscalizará de entrada con un 0,1% las acciones y bonos y con un 0,01% algunos derivados, tal y como ha anunciado durante la reunión del Ecofin de este martes el ministro austriaco de Finanzas, Michael Spindeleggen. El portavoz ha detallado que el diseño definitivo con “soluciones viables” del paquete de medidas deberá estar listo a finales de año.

Bruselas calcula que la tasa aplicada en 11 países permitiría recaudar entre 30.000 y 35.000 millones de euros al año cuando estén en marcha todos los instrumentos. En España, llegaría a los 5.000 millones.

Presupuesto español

“Analizaremos el impacto de la tasa en cada uno de los pasos que daremos porque somos plenamente conscientes de las posibles consecuencias que puede tener en los flujos de capital”, ha señalado el ministro de Economía, Luis de Guindos, al término de la reunión del Ecofin. También ha querido dejar claro que el retraso en la implementación no modificará los planes presupuestarios del Gobierno.

El Ejecutivo incluyó una partida de 640 millones de euros en el presupuesto de 2015 procedentes de varios aranceles entre los que se contaba ya la Tasa Tobin. De Guindos ha relatado que se trata de un “cajón de sastre” con varios “impuestos menores” y que se podrá cumplir sin problemas. La falta de consenso sobre la aplicación total de la medida ha persuadido al ministro de hacer pública una estimación de la recaudación estatal a corto plazo.

Frente 'anti tasa'

Los 11 países firmados han recalcado que se trata de un pacto de mínimos, pero no ha sido suficiente para persuadir a los Estados miembros que han criticado duramente su implementación. Los abanderados de este frente son Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Hungría, Holanda, Luxemburgo o Malta.

"No dudaremos en recurrir una tasa que tenga un impacto extraterritorial, perjudique a Reino Unido o a otros Estados miembros y perjudique al mercado interior", ha amenazado el ministro de Finanzas británico, George Osborne, tras conocer el acuerdo. Él es una de las voces más críticas con el proceso.

Ahora, acusa a sus colegas de reunirse en secreto para alcanzar un acuerdo y de hacer electoralismo por anunciar el pacto antes del 25 de mayo. Incluso ha señalado que el Banco Europeo de Inversiones ha comunicado al Ecofin que la tasa le costaría 1.600 millones de euros. Una cifra que no ha sido confirmada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad