Acuerdo del G-20 contra la crisis

stop

Brown: "normas duras i castigos para los que no cooperen"

02 de abril de 2009 (18:43 CET)

Con gran solemnidad, el primer ministro británico proclamó al final de la primera reunión del G-20: "Este es el día en que el mundo se unió para luchar conjuntamente contra la recesión global, no con palabras, sino con un plan de recuperación global y de reforma, con una agenda clara para su aplicación", dijo Brown en una intervención ante la prensa.

El acuerdo llegó después de duros debates entre quienes daban prioridad a la regulación del sistema financiero internacional y los que abogaban por estímulos fiscales para impulsar la economía.

Brown aseguró que el G-20 lanza un mensaje claro de que "en esta era global nuestra prosperidad es indivisible" y de que "son necesarias soluciones globales a los problemas globales" generados por la crisis del sistema económico.

"Las decisiones de hoy no resolverán inmediatamente la crisis", reconoció el mandatario británico, pero "hemos puesto en marcha el proceso para su solución".

Fin del secreto bancario

Los jefes de Estado y de Gobierno acordaron una reforma del sistema financiero global, incluidos los hedge funds, fondos de inversión de gran riesgo, una mayor regulación de las agencias de calificación de riesgo y el establecimiento de un sistema internacional contable más diáfano.

"El secreto bancario es una cosa del pasado", subrayó Brown, quien añadió que es necesario "limpiar los bancos" para restablecer las líneas crediticias a empresas y ciudadanos, y que también habrá nuevas reglas sobre los bonos de los directivos bancarios.

Habrá asimismo un enfoque común para hacer frente a los "activos tóxicos" en manos de las entidades financieras y un paquete de ayuda de 50.000 millones de dólares destinados a los países pobres.

Entre las medidas concretas, el G-20 comprometió 743.000 millones de euros al cambio actual para los organismos financieros multilaterales con el objetivo de ayudar a los países con problemas, como los del este de Europa.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) triplicará sus recursos y recibirá 500.000 millones de dólares adicionales a los 250.000 millones ya comprometidos para este organismo, y habrá otros fondos para el Banco Mundial (BM) y el Foro de Estabilidad Financiera.

El Foro se rebautiza como Consejo de Estabilidad Financiera y colaborará con el Fondo para garantizar la cooperación transfronteriza y establecer un mecanismo de alerta temprana de eventuales episodios de inestabilidad financiera.

El G-20 acordó destinar 250.000 millones de dólares para tratar de relanzar el comercio mundial y las exportaciones, en lugar de los 100.000 millones que se habían planteado en un principio.

Esta multimillonaria partida será financiada, explicó el primer ministro británico, por la Unión Europea (UE), con 100.000 millones de dólares, Japón, con otros 100.000 millones, y China, con 40.000 millones, además de otros países que no nombró.

Los líderes políticos del G-20, grupo que representa al 85% de la economía mundial y a dos tercios de la población mundial, acordaron además medidas concretas contra el proteccionismo y decidieron establecer sanciones contra los paraísos fiscales.

Además, el primer ministro británico Gordon Brown ha destacado "el esfuerzo fiscal sin precedentes" que están llevando a cabo los países del G-20 aportará a la economía mundial 5 billones de dólares adicionales hasta finales de 2010.

En la misma rueda de prensa, el primer ministro británico subrayó este dato, sobre el que en el comunicado final se señala que ayudará a salvar o crear millones de puestos de trabajo en todo el mundo y a aumentar la producción mundial un 4%.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, afirmó que la cumbre del G-20 de Londres ha acordado "la reforma más profunda del sistema financiero desde 1945".

En rueda de prensa al final de la cumbre, Sarkozy destacó la decisión de publicar una lista de paraísos fiscales y aseguró que la "época del secreto bancario ha llegado a su fin".

Sarkozy citó una serie de reformas de normas contables, límites para la remuneración de directivos, de supervisión de los mercados, y dijo que "hemos ido más allá de lo que jamás podríamos haber imaginado".

La reforma dará más peso en el organismo a naciones emergentes como China, India o Brasil.

Visite la página web del G20.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad