Aena, el gestor de aeropuertos que más perdió en 2008

stop

Sin título

29 de diciembre de 2009 (13:43 CET)

El gobierno central a través del ministerio de Fomento ha anunciado un cambio en el sistema de gestión de la empresa pública Aena. En teoría se trata de que esta entidad cambie su enfoque hacia gestión más empresarial. Pero en el fondo de este cambio lo que se entrevé en el intento de atajar las fuertes pérdidas que arrastra la sociedad.

Aena perdió el año pasado 234 millones de dólares, con un resultado operativo que también fue negativo de 225 millones. A pesar de la poca transparencia que existe en el ministerio de Fomento, de quien dependen las instalaciones aeroportuarias en España, se sabe que el operador público español fue el que más dinero perdió entre los grandes de este negocio en el mundo. Y eso que, según el ministro, José Blanco en España “tenemos las tasas de navegación aérea más caras de la UE”.

De acuerdo con los catos hechos públicos por la revista Airline Business, y citados por el diario económico Expansión, los ingresos de Aena fueron en 2008 de 4.572 millones de dólares, con incremento del 11,4% respecto al año anterior. A pesar de ello los resultados fueron un 14,1% peores, en términos netos, que los de 2007.

Una de las explicaciones a estos nefastos resultados es la propia configuración de Aena. Se trata de una red de 47 aeropuertos distribuidos por España entre los que hay algunos que se presume que son rentables y muchos que no lo son. No obstante, la política oficial es no dar resultados segregados, por lo que no hay constancia documental de esta situación.

El ministerio que preside Blanco dibuja, fruto de la presión colectiva en algunas autonomías como Catalunya una nueva estructura. Los aeropuertos viables se gestionarían a través de empresas individuales en las que podría haber participación pública y privada o consorcios mixtos. Las instalaciones deficitarias se agruparían en otro organismo que presumiblemente seguiría bajo tutela de la administración.

Fomento quiere emular con este nuevo diseño los buenos resultados que obtienen los organismos homólogos en otros países, que raramente tienen estructura estatal y que acostumbran a funcionar desde ámbitos locales, como son los Aeropuertos de París, de Roma, o la Autoridad aeroportuaria de Nueva York. En estas, los aeropuertos tienen políticas comerciales agresivas y una visión enfocada al servicio de sus usuarios.

A pesar de que el ministerio de Fomento tiene previsto hacer público en breve su nuevo modelo para Aena, se sabe, porqué se ha manifestado diversas veces, que en el caso de el aeropuerto de El Prat se creará una sociedad mercantil en la que participarán los poderes centrales, la Generalitat, quizás los ayuntamientos afectados, seguro las cámaras de comercio y posiblemente inversores privados. Aunque la composición de este conjunto no se conoce, desde Fomento se ha dicho que en la nueva estructura la posición catalana será “determinante”.

Al parecer uno de los problemas que arrastra Aena es el de la situación de los controladores aéreos, que actualmente, según Blanco, estarían presionando con una huelga oculta. Este reducido cuerpo de especialistas se lleva el equivalente al 65% de la factura salarial de Aena.

En España no hay operadores aeroportuarios privados, pero empresas españolas figuran entre las más importantes del ránquing mundial. Así, Ferrovial facturó el año pasado más que todo Aena, aunque sus pérdidas fueron de 224,7 millones. A su vez, la empresa de origen catalán, Abertis, ocupa el lugar 47 del listado con una ventas de 442 millones de dólares y un beneficio de 146,9 millones en 2008.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad