Afectaciones en los seguros: Swiss Re pierde 585 millones € y Axa gana un 83% menos

stop

Sin título

19 de febrero de 2009 (13:32 CET)

La reaseguradora Swiss Re cerró 2008 con una pérdida neta de 585 millones de euros, una cifra inferior a la prevista inicialmente pero en sintonía con lo que esperaba. En 2007, la compañía registró un beneficio neto de 2.545 millones de euros, con lo que la caída es perceptible. La dirección de la empresa quiso tranquilizar a los inversores precisando que al final de 2008, "más del 56% de las inversiones consisten en efectivo, inversiones a corto plazo, tesorería e instrumentos respaldados por gobiernos”.

El negocio principal de la compañía son los seguros de propiedad y responsabilidad civil, así como los de vida y salud.

El grupo ya ha anunciado que necesita un nueva capitalización, por un total de 5.000 millones de francos suizos: el magnate estadounidense Warren Buffet podría aportar hasta 3.000 millones, una operación que está pendiente de la aprobación de los accionistas.

Destaca especialmente la caída del ratio combinado (relación entre los costes por siniestros y las primas) que se degradó en un 97,9%, comparado con el 90,1% de 2007. Swiss Re lo atribuye al impacto en el negocio de las catástrofes naturales que ocurrieron el año pasado.

Axa gana un 83% menos
Por su parte, el beneficio de la aseguradora francesa Axa —la numero 2 de Europa—se derrumbó un 83% en 2008 con respecto a 2007 y saldó el año con un beneficio de 923 millones de euros. La firma cree que sin el impacto de la crisis el beneficio habría sido de 2.796 millones de euros, en sintonía con el dato del año anterior.

Sus ingresos se redujeron en un 2,1% hasta los 91.221 millones de euros, de los que 57.977 millones de euros correspondieron al ramo de vida, un 3,8% menos.

En este sentido, la firma financiera francesa reconoció que los objetivos contemplados en su plan estratégico hasta 2012 habían quedado "obsoletos" ante la evolución de los acontecimientos.

De este modo, el presidente del consejo de Axa, Henri de Castries, advirtió de que 2009 será otro año difícil a la vista del actual etorno económico", aunque mostró su confianza en la capacidad de Axa para capear estas dificultades gracias a flexibilidad y diversificación del grupo y la resistencia de su beneficio operativo en estos tiempos turbulentos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad