Aisa, a un paso de la disolución

Adolf Todó, director general de CatalunyaCaixa

04 de julio de 2009 (09:41 CET)

Aisa no tiene más margen de maniobra. En las cuentas anuales presentadas a la CNMV la inmobiliaria presidida por Genís Marfà reconoce que está en causa de disolución y que sólo la entrada de un nuevo accionista podría evitarlo.

Según informa Cinco Días, Aisa afirma que su patrimonio neto es inferior a la mitad de su capital social, con lo que se vería obligada a convocar una junta de accionistas para que acordar disolver la sociedad.

De todas formas, la empresa de Marfà aún intenta jugar la carta de la fusión con Fergo, que le ayudaría a salir del paso. Según la nota remitida a la CNMV, la fusión con la constructora permitirá ampliar el capital y corregir la situación de desequilibrio patrimonial.

Aisa perdió el pasado año 241,6 millones de euros y tiene una deuda superior a los 400 millones. La compañía lleva suspendida en Bolsa desde el 15 de mayo de 2008 cuando el auditor, BDO Audiberia Auditores, se negó a firmar su ejercicio de 2007 a raíz de una demanda de concurso instada por un acreedor.

En la junta de accionistas, además, la empresa admitió que tiene demandas por impago por valor de 45 millones de euros. Entre los demandantes se encuentran el Santander, Caja Madrid, Banco Popular, Unicaja y Caja de Ahorros de Granada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad