Alemania descarta el contagio de la crisis irlandesa a Portugal y España

stop

La UE no ve necesario que el ejecutivo español adopte medidas adicionales de ajuste

Brian Cowen, primer ministro irlandés y Brian Lenihan, ministro de economía de Irlanda

22 de noviembre de 2010 (13:33 CET)

Alemania, la locomotora europea, descarta que el rescate de Irlanda implique un contagio de la crisis a otros países como Portugal y España. El secretario de Estado de Asuntos Exteriores alemán, Werner Hoyer, cree que los ministros de Economía europeos han lanzado "un mensaje muy bueno" con el rescate de Irlanda, gracias al cual se "estabilizará" la situación de la eurozona”, dijo.

En este sentido, la Comisión Europea no ve necesario que España adopte más medidas de ajuste para frenar el contagio de la crisis de deuda irlandesa. El Ejecutivo comunitario considera que el rescate de Irlanda activado este domingo por los ministros de Economía de la UE, y que se completará antes de que acabe el mes, calmará las tensiones en los mercados que afectan a Madrid y a Lisboa.

"No", ha respondido tajante el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, al ser preguntado por si el Gobierno español debe adoptar más medidas de austeridad para escapar del contagio.

Respuesta adecuada

"Por lo que se refiere a España, la situación se está afrontando de forma adecuada con esfuerzos de consolidación fiscal pero también con reformas estructurales que pueden reforzar el crecimiento potencial y la creación de empleo para fortalecer la confianza", ha resaltado el portavoz.

El rescate de Irlanda, ha proseguido Altafaj, "tiene también como objetivo detener posibles tensiones o efectos de contagio a otras economías de la eurozona y de la UE".

El ministro alemán, Werner Hoyer, ha precisado, respecto al contagio:  "Tenemos que ser conscientes de que las causas de los problemas en otros países son completamente diferentes, de modo que no veo una contaminación por el problema actual de Irlanda", ha precisado el alemán.

"Irlanda será capaz de trabajar duro en su plan de consolidación, confiamos completamente en ellos", apostilló antes de anunciar que se encontrará "un consenso" cuando se negocie con Dublín "cómo negociamos con Grecia".

No obstante, preguntado si se obligará a Irlanda a aumentar su impuesto de Sociedades, el más bajo de Europa al estar en el 12,5%, Hoyer advirtió de que "no podrán negarse a un buen consejo. Por eso estoy seguro de que el tema se debatirá".

Tras conocerse la aprobación del rescate por parte de la Unión Europea y el FMI, aunque no sus detalles, la prima de riesgo del bono español a diez años respecto a sus homólogos alemanes se sitúa por debajo de 200 puntos básicos.

No obstante, la presión sobre la deuda española aún persiste, como prueba este alivio mínimo: el bono español a diez años ofrece un rendimiento del 4,68%, frente al 2,72% del interés ofrecido por el 'bund'.

Por otro lado, el coste de los seguros de crédito frente a impagos (CDS) de la deuda española registró un moderado descenso y se situó en 255 puntos; mientras que los CDS de irlanda bajaron de 506 a 478 puntos y los de Portugal subieron de 417 a 421 enteros.

La agencia de calificación crediticia Moody's ha anunciado que "una reducción de varios escalones, que deje la calificación dentro de la categoría de inversión, es el resultado más probable de nuestra revisión de la deuda soberana irlandesa".

Reacciones en toda Europa

La mayoría de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han reivindicado "la credibilidad" y "la solidaridad" de la Unión Europea para apoyar el rescate de Irlanda.

"La credibilidad de Europa no depende de declaraciones sino de acciones", se ha limitado a decir a su llegada al Consejo de ministros de Asuntos Generales el ministro de Exteriores belga, Steven Vanackere, cuyo país ejerce este semestre la Presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea.

Para el ministro de Asuntos Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, la petición de ayuda"no ha sorprendido a nadie" tras reconocer que la situación en este país de la Eurozona pasa por "una fase muy difícil, comparable a Grecia".

Asselborn ha instado a "no dramatizar" la situación en el conjunto de la eurozona. "El euro no está en peligro. Europea no está en peligro. Hay que concentrarse ahora en el problema que tenemos", ha recalcado el luxemburgués.

El jefe de la diplomacia luxemburguesa subrayó la importancia de que países como Reino Unido y Suecia, que no pertenecen a la Eurozona, se hayan mostrado "dispuestos" a participar en el mecanismo de ayuda a través de préstamos bilaterales y subrayó que incluso Alemania ha dicho que habrá "solidaridad en Europa si Irlanda pide algo".

La ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, ha calificado de "buena noticia" el que la UE y el FMI acudan al rescate de Irlanda porque ello demuestra "la solidaridad europea", ha subrayado "la transparencia" del proceso y ha dejado claro que los Veintisiete tienen "perfectamente claro" lo que hay que hacer una vez que el Gobierno de Dublín les presente su plan de ajuste esta semana para activar la ayuda.

Jiménez también ha rechazado todo efecto contagio a su llega a la reunión de ministros de Asuntos Generales y de Exteriores de la UE al insistir en que España está cumpliendo "todos" los objetivos previstos en su propio plan de ajuste. "Los objetivos de España los estamos cumpliendo perfectamente. Estamos cumpliendo todos los objetivos", ha insistido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad