Alemania ofrece créditos a Opel si se segrega de General Motors

stop

Sin título

24 de febrero de 2009 (12:41 CET)

El Gobierno alemán está dispuesto a conceder a la empresa automovilística alemana Opel no sólo avales sino también un crédito si la compañía presenta un plan de viabilidad aceptable. El gobierno, en cambio, no es partidario de adquirir participaciones de la compañía, tal y como lo han propuesto algunos miembros de los partidos de la gran coalición formada por cristianodemócratas y socialdemócratas.

Una de las condiciones para cualquier tipo de ayuda es que Opel quede completamente desligada de la casa matriz General Motors. El gobierno ha insistido repetidamente que no está dispuesto a ofrecer ningún tipo de ayuda si no queda garantizado que los fondos van a parar a Opel y no a General Motors.

Ante este escenario, el presidente del comité de empresa de la planta de Opel en Figueruelas (Aragón), José Juan Arzeiz, se ha mostrado preocupado por el futuro del grupo en declaraciones para Economía Digital. "La idea de la segregación nace del Comité Europeo", afirma. Ante la debacle de General Motors, los comités de empresa propusieron que los Gobiernos europeos se hicieran cargo de las marcas todavía viablea que pertenecen al grupo (Saab, Opel), idea que únicamente Alemania piensa poner en marcha.

"En teoría, antes del 31 de marzo, la planta de Figueruelas debería conocer su futuro" recalca Arzeiz. De momento, Aragón avalará la planta con 200 millones.

Alemania
Mientras tanto, Opel informó el domingo de que tiene previsto presentar esta misma semana un plan de viabilidad.

El presidente del sindicato metalúrgico "IG-Metall", Klaus Huber, precisó que la dirección presentará el plan de saneamiento el próximo viernes en la reunión extraordinaria que celebrará el consejo de vigilancia de la empresa.

El recién nombrado ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, señaló anoche en declaraciones a la segunda cadena de televisión pública "ZDF" que una de las condiciones para una eventual ayuda es que la empresa demuestre que estaba sana antes de la crisis y que no salve unos puestos de trabajo a costa de otros.

Concesionarios de Opel en toda Europa han ofrecido adquirir participaciones para salvar a la compañía.
La filial General Motors reconoció la semana pasada que necesita avales estatales mas cuantiosos de lo esperado para garantizar su supervivencia.

Aunque por ahora no hay cifras confirmadas oficialmente, los medios alemanes coinciden en cifrar las necesidades de garantías de liquidez en 3.300 millones de euros -hasta hace poco se hablaba de 1.800 millones de euros.

El problema es que debido a la crisis internacional, el fabricante no encuentra ningún banco dispuesto a ofrecerle el crédito necesario.

Según informaciones publicadas el fin de semana por el diario "Bild", igual que le ocurrió la semana pasada a la otra filial de General Motors, la sueca Saab, también Opel está amenazada de insolvencia y podría presentar suspensión de pagos en mayo o junio.

En Alemania, Opel emplea a unos 25.000 trabajadores en sus cuatro; además tiene fábricas en España (Zaragoza), Reino Unido, Polonia y Bélgica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad