Almirall y Ferrer, la empresas catalanas que más patentes nacionales han pedido

stop

Las oficinas de patentes y marcas facturan en España casi 11 millones

Sin título

09 de febrero de 2009 (11:03 CET)

Las patentes que se solicitan en el Estado Español tienen como primer peticionario el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y en el caso catalán la Universitat Politècnica de Catalunya, que se sitúa en el cuarto lugar en el ránquing de peticionarios. Sin salir de Cataluña la Universidad de Barcelona se sitúa en el lugar 24 entre las 50 primeras y la primera empresa privada catalana en aparecer no lo hace hasta el puesto 27 y se trata de los laboratorios Almirall seguidas de Ferrer Internacional, otra farmacéutica, que ocupa el lugar 32.

En tiempos de crisis se hacen más patentes. Esto pasa por lo menos en España. De hecho, los datos cerrados en del año 2008 muestran que en lo referente a patentes nacionales el crecimiento fue del 8,54% respecto del año anterior.

Por lo que se refiere a la legalización de marcas en tiempos de falta de liquidez se acostumbra a dejar este trámite para otros momentos, ya que se sitúa al final del proceso, según explica Adelaida Ponti, de la sociedad Patentes y marcas Ponti. El año pasado la cifra de marcas legalizadas en el ámbito español fue de 49.464 mientras que en 2007 fueron 57.533, lo que implica una reducción del 16%.

“En tiempos como los actuales, que están marcadas por el freno del crecimiento, lo que no pueden hacer las empresas es parar su apartado de investigación y desarrollo. Así, cuando se salga de la situación actual las compañías tendrán preparadas sus novedades y si son un poco previsoras habrán protegido sus descubrimientos con las correspondientes patentes y marcas debidamente protegidos”, afirma Ponti.

De hecho, las empresas pueden registrar patentes y marcas en diversos ámbitos, el nacional, el europeo, mundial y las vinculadas con el ámbito internacional conocidas como PCT.

España tiene un papel poco lucido en el ránquing mundial de patentes, ocupa el número 17 con sólo el 0,7% de las patentes mundiales. Estados Unidos tiene el primer lugar con el 32,7%, seguido de Japón con un 17,5%, y Alemania con un 11,3%. Países con una potencia parecida a España, como Italia están delante en la lista, con un 1,8%.

Igual que en el caso de las patentes nacionales, en tiempos de crisis las patentes internacionales crecen, así, los datos de 2008 muestran un incremento en el conjunto del mundo de un 2,4% respecto a los de 2007.

El sector español especializado en la legalización de patentes y marcas, tanto en el ámbito nacional como en el internacional mueve al año unos 11 millones de euros, a razón, aproximadamente de 3000 euros por caso, aunque, explica Ponti, los costes varían a partir de la complejidad del caso, más barato en una legalización en el ámbito español, más complicado si se ha de hacer en diversos países.

De hecho, los procesos de legalización de una patente tienen que ver con aspectos como la realización de un estudio previo, la comprobación de extremos como que el tema no se hubiera divulgado anteriormente o que el hallazgo se pueda producir industrialmente. Finalmente, se ha de realizar la memoria.

Desde las oficinas que se encargan de legalizar patentes y marcas, como la citada Ponti, recomiendan a empresas y científicos que soliciten por lo menos la inscripción de las patentes antes incluso de publicar los estudios en las revistas científicas o técnicas. En este sentido afirman que la inversión a realizar es muy rentable si se evitan problemas como ver que sus productos han sido copiados o comercializados por otras empresas. En el caso de las marcas si se legalizan más tarde acostumbra a haber menos problemas ya que al estar al final de la cadena siempre se pueden legalizar posteriormente o cambiar el nombre.

En España los sectores que más recurren a patente son los de farmacia y química, además de los vinculados con la investigación pura. En este sentido no es de extrañar que la primera empresa que aparece en los listados internacionales sea el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, seguido del laboratorio farmacéutico Esteve .

Son las dos marcas citadas las que figuran en el listado de las mil empresas más innovadoras del mundo. CSIC ocupaba el lugar 188, los laboratorios farmacéuticos Esteve el 243 y la sociedad Medichem el lugar 779.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad