Anfac rectifica

stop

Montilla y la Fira se salen con la suya

Sin título

05 de marzo de 2009 (17:15 CET)

La Junta Directiva de Anfac, la patronal del sector del automóvil, ha rectificado finalmente y, en un comunicado posterior a la reunión que han mantenido esta mañana, ha manifestado “la mayoría de las empresas que componen Anfac ha decidido asistir a la edición del 90 aniversario del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona”. En la nota, la patronal considera que la participación debería servir para enviar un mensaje positivo al mercado.

Sólo queda en el aire la presencia de dos marcas que forman parte de ANFAC, y se trata de dos filiales de General Motors en Europa, Opel y Saab, ambas afectadas porque su grupo multinacional está sumido en una fuerte crisis financiera. Pero tanto Opel como Saab están sopesando si acuden o no al evento de Barcelona.

Anfac ha oficializado pues, lo que el sector daba por sentado en el sentido que la perseverancia de la organización, Fira de Barcelona, y de la misma Generalitat de Catalunya habrían convencido a los fabricantes de la importancia de estar presentes en el evento barcelonés.

De hecho, la Generalitat y más concretamente su presidente, José Montilla, pusieron todo su empeño en intentar cambiar la situación desde que se anunció la no presencia de las marcas de Anfac a Barcelona.

Una de las actuaciones que intentó la Generalitat con todo sigilo y empeño fue conseguir el patrocinio de grandes empresas para aligerar así los costes que la participación en el Salón del Automóvil pudiera causar a los fabricantes en un momento de fuerte retracción de las ventas. A día de hoy no está claro que las sociedades consultadas hayan dado una respuesta a la petición de ayuda.

Precisamente para facilitar la participación en el Salón, el Parlamento español aprobó una serie de desgravaciones que facilitaban la decisión. En este sentido se considera el Saló como un evento de especial interés, con un tratamiento fiscal parecido al que han conseguido grandes acontecimientos como los Juegos Olímpicos de Barcelona, o la Expo de Zaragoza. Por lo tanto, el coste para los expositores será, según fuentes del sector, prácticamente cero y será asumido, con toda probabilidad, por la administración pública.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad