Asepeyo envía a sus trabajadores a dormir al hospital

stop

Sin título

12 de abril de 2009 (12:44 CET)

Llegó la crisis y con ella la obsesión por recortar gastos. Asepeyo, una de las principales mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de España, ha encontrado una curiosa forma de ahorrar mandando a sus empleados alojarse en sus centros asistenciales durante los viajes de trabajo. "Si existen habitaciones disponibles y no se interfiere en la actividad, se recomienda en Madrid y Barcelona pernoctar en los hospitales" y "Se desayunará y cenará en el hospital", puede leerse en una instrucción interna que la mutua ha enviado a sus trabajadores.

Según recoge este domingo El País, Asepeyo tiene alrededor de 3.500 empleados en todo el Estado. Muchos de ellos, no sólo los 250 directivos, se ven obligados a viajar por cuestiones de trabajo (reuniones y formación) en las aulas que la mutua posee justo al lado de los dos hospitales propios que tiene, en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) y en Coslada (Madrid). Esto genera considerables gastos en alojamiento, manutención y locomoción. Con tal de reducirlos, la mutua ha echado mano de la red de camas y el comedor que tienen ambos hospitales para que los empleados se alojen si hay habitaciones libres. Sobra decir que las hay.

Según justifica el director de Recursos Humanos de Asepeyo, Ricard Alfaro, antes de recurrir a bajar sueldos con medidas como esta se quita “la grasa” que se ha acumulado en otros ejercicios. La asistencia sanitaria ha bajado un 20% en el último año y las plazas libres pueden ser aprovechadas por los trabajadores de la mutua. No obstante, los empleados sólo podrán alojarse en una planta que esté cerrada a los pacientes, aclara Alfaro, con tal de que estos hospitales no se conviertan en una amalgama de enfermos y trabajadores de visita.

"El ahorro es bastante directo porque son servicios que ya tenemos", explica Alfaro. Asepeyo, que cerró 2007 -último ejercicio disponible- con beneficios de 400.000 euros e ingresos de más de 1.900 millones, espera reducir los costes en dos millones de euros. De éstos, entre el 30% y el 40% corresponderán a la racionalización de los gastos hoteleros. Existe un plan b para cuando no haya habitaciones disponibles: alojarse en hoteles de tres estrellas salvo que se acuerde alguna excepción, según la circular. Para recortar viajes, la mutua también está intensificando las reuniones por videoconferencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad