Autopistas fantasma de peaje

stop

INFRAESTRUCTURAS

03 de junio de 2013 (11:17 CET)

Las autopistas de peaje españolas han sufrido el peor inicio de año en cuanto a volumen de tráfico de los últimos 16 ejercicios. Según Fomento, el pasado enero se contabilizaron una media de 12.414 usuarios diarios, el 10,7% menos respecto al año anterior y el menor dato para este mes desde 1997.

El tráfico medio diario de las vías de pago españolas fue además un 34% inferior al máximo de 18.921 vehículos de media diaria contabilizados en un enero, el correspondiente al año 2007, ejercicio previo al inicio de la crisis.

La red de autopistas españolas, que suma 2.560 kilómetros de longitud, inicia así su sexto ejercicio consecutivo de descensos.

Al borde de la quiebra


Las autopistas que afrontan un riesgo de quiebra son las que se anotaron los principales descensos. Precisamente el Ministerio de Fomento ultima un plan para rescatar a las concesionarias de estas vías, cuyas deudas superan los 3.500 millones de euros.

Así, la radial R2 Madrid-Guadalajara redujo un 27% el número de usuarios en el primer mes del año, hasta contabilizar una media diaria de 4.388 vehículos. La R4 Madrid-Ocaña (Toledo) lo disminuyó en el 25,3%, hasta 3.118, y la que une esta última población con La Roda (Albacete), el 18,6% (1.501 vehículos diarios).

Asimismo, la R3 Madrid-Navalcarnero, la vía de pago que une Cartagena y Vera, y la circunvalación de Alicante experimentaron descensos de tráfico de alrededor del 15% cada una de ellas. La R5 Madrid-Arganda perdió por su parte un 11% de sus usuarios.

Más caídas

La única vía de la decena de autopistas en problemas que escapa a las caídas es la que une Madrid con el Aeropuerto de Barajas, que se anotó un leve aumento del tráfico del 0,9% en el primer mes del año, hasta sumar 17.312 vehículos de media diaria.

El sector concesional descuenta que 2012 será un nuevo año de caídas en el número de usuarios de las autopistas. Entre los factores del nuevo descenso, fuentes de estas empresas indican que a la crisis y al encarecimiento de los combustibles se suma "la mejora de las condiciones de circulación por las autovías libres de peaje, el descenso de la movilidad, y la menor predisposición de los conductores a pagar peajes".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad