Axa denunció a la Guardia Civil los presuntos delitos de sus empleados después de despedirlos

stop

La aseguradora se ha personado como acusación particular en el proceso penal abierto tras producirse las detenciones

28 de febrero de 2011 (17:07 CET)

La redada que ha llevado a la detención de 4 ex trabajadores de Axa Seguros se produjo después de que la empresa realizase una auditoria de cuentas en la sociedad. La primera decisión que tomó el grupo asegurador fue incoar expediente disciplinario a los cuatro empleados, de los cuales uno de ellos era un alto cargo del grupo. El resultado fue el despido fulminante de los ya ex-empleados. Y justo después los responsables de Axa informaron a la policía de los hechos por considerar que podían ser constitutivos de delito, indican fuentes cercanas a la investigación.

Los despedidos inicialmente fueron Francesc Pardo, director del Centro Logístico; Carlos Buigues y Antonio Fornaguera, ambos empleados del Centro Logístico de impresión de pólizas de Sant Feliu de Llobregat, además del cuarto empleado que operaba en Madrid.

La Guardia Civil estuvo investigando el caso durante casi cuatro meses. “En este lapsus de tiempo hemos ido colaborando con lo que nos han pedido desde las fuerzas del orden” explica una fuente cercana a la aseguradora.

Cinco millones de pérdidas


Fruto de las pesquisas de la Guardia Civil se realizaron 13 detenciones de personas vinculadas a los cuatro empleados que fueron previamente despedidos. La investigación interna descubrió una trama delictiva con facturas falsas y pérdidas millonarias para la empresa. En este sentido, inicialmente se habló que las actuaciones de este grupo habrían causado un daño no superior a un millón de euros. Posteriormente y fruto de las investigaciones se elevaba la cifra a 3,6 millones aunque otras fuentes conocedoras del caso sitúan los daños causados en casi 5 millones.

La hipótesis con la que trabaja la Guardia Civil es que las irregularidades habrían empezado en 2006, cuando Axa se fusionó con Winterthur.

Las compañías creadas por los detenidos o sus cómplices facturaban a Axa obras y servicios que nunca llegaron a ejecutarse y de las que presentaban facturas falsas, que uno de los directivos autorizaba con su firma.

La dirección de la aseguradora Axa ha reaccionado con rapidez a la noticia de las detenciones de un alto directivo y otros tres ex empleados. Por una parte la empresa se ha personado en el caso como acusación particular y por otra han enviado un correo electrónico a todo el personal en el que explican su posición respecto a las detenciones. Pero ante el interés de Economia Digital por conocer esta información, fuentes de la empresa se han amparado en el secreto del sumario.

En Catalunya, AXA es la primera aseguradora del ramo de no vida y la cuarta a nivel global (vida y no vida) con un volumen de negocio de 734 millones de euros (datos de la ICEA correspondientes a 2009). La compañía cuenta en Catalunya con más de 1.000 empleados, cerca de 700.000 clientes y alrededor de 1.700 distribuidores de sus productos financieros.



Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad