Banco Popular ignora la ola independentista de Mas

stop

RESULTADOS

Ramón Roca

El director general de Banco Popular, jacobo González-Robatto explica los planes de la entidad. EFE/Fernando Alvarado
El director general de Banco Popular, jacobo González-Robatto explica los planes de la entidad. EFE/Fernando Alvarado

26 de octubre de 2012 (16:40 CET)

Banco Popular ha mostrado la mínima preocupación por la deriva independentista en Catalunya. El director general de la entidad, Jacobo González-Robatto, ha asegurado que la deriva independentista no ha trastocado los planes de Banco Popular para esta autonomía. “Seguiremos igual que antes, si hay oportunidad de entrar en Catalunya lo haremos, no cambian nuestros planes”, ha dicho.

La mano derecha de Ángel Ron ha afirmado que “la región es atractiva para la compañía porque tenemos allí una cuota baja de mercado”, pero ha indicado que lo realmente importante para Banco Popular es que las posibles entidades a comprar tengan el negocio subyacente rentable.

Es el caso de CatalunyaCaixa y BMN (Caixa Penedès), dos entidades con bastante presencia en Catalunya a las que el banco ha echado las redes en los últimos meses. “Estudiaremos todas las opciones pero lo primero que miraremos es el negocio subyacente”, ha aclarado González-Robatto dejando entrever un interés real por esta región.

Independencia, la suya


El banco desoye por completo la ola independentista en Catalunya, pero no la suya propia. González-Robatto ha asegurado, una vez más, que la entidad está dispuesta a seguir el futuro por sí misma, sin necesidad de ayuda ajena, y menos pública. El director general descarta una posible fusión con Caixabank o incluso Banco Santander. “No nos vemos en la órbita de nadie”.

El director general del banco cree que el hecho de ampliar capital por 2.500 millones y provisionar 9.300 millones a finales de año será suficiente para poder caminar solo en el futuro. “La apuesta del consejo es la independencia”.

Ampliación segura


González-Robatto confía en que una amplia mayoría de los accionistas acudan a la ampliación de capital que se cerrará previsiblemente en la primera semana de diciembre. El directivo ha asegurado que es pronto para saber a ciencia cierta qué porcentaje acudirá a la ampliación pero “va muy bien, mejor de lo que previmos”.

El segundo de a bordo en Banco Popular explicó que además de la confianza demostrada por el núcleo duro del consejo que desembolsará cerca de 500 millones de euros, “hay otros accionistas que nos han dicho que acudirán”. Eso sí, la entidad no contempla la entrada de un accionista de referencia ni el posible lanzamiento de una OPA hostil. “Haremos campaña para que suscriban la ampliación nuestros accionistas minoritarios y compren las acciones nuevas”

‘Banco malo’

Otro de los factores clave de Banco Popular será la creación de su propio ‘banco malo’. González-Robatto ha asegurado que gracias al nuevo plan de negocio “no se tiene por que acelerar la venta de activos inmobiliarios, podemos aguantarlos más”.

Eso sí, el directivo aclaró que estudiarán la posible entrada en la Sareb, el ‘banco malo’ que prepara el Gobierno. “Cuando tengamos todos los datos, lo veremos y solo entraremos si es atractivo. También veremos si hay que una mano al país”.

A la espera de Bruselas

Banco Popular ha dejado gran parte del esfuerzo económico para el último trimestre. Espera tener provisiones por 9.300 millones. Por ahora, los decretos De Guindos 1 y 2 ya han obligado a la compañía a dotar 4.900 millones de los 7.600 millones que le exigían. “Esperemos que no haya un De Guindos 3”, ha asegurado González-Robatto.

La entidad, que envió su plan de viabilidad al Banco de España y a Bruselas hace unas semanas, confía en una respuesta positiva por parte de los organismos. “Esperamos que no nos pidan más capital y que aprueben cuanto antes el plan”.

La mora disparada

Popular ha presentado este viernes los resultados de los nueve primeros meses del año. La entidad que preside Ángel Ron ha obtenido un beneficio de 251 millones, el 37,8% menos que en el mismo periodo de 2011, tras destinar casi 4.000 millones a dotaciones.

La mora se ha disparado hasta el 7,81% por culpa de los créditos a promotor pero también ha notado el banco un incremento del impago en pymes y familias. “Es una situación que nos preocupa, pero que solventaremos gracias a las fuertes dotaciones”, ha dicho el directivo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad