¿Bancos españoles en Catalunya o catalanes en España?

stop

INFORME ECONÓMICO

El presidente de Caixabank, Isidro Fainé, y el de Banc Sabadell, Josep Oliu | ED

05 de junio de 2014 (20:05 CET)

La interrelación empresarial entre Catalunya y España en el sector financiero es enorme. El flujo de crédito en una y otra dirección y el origen de los depósitos deja claro que la independencia de Catalunya obligaría a las entidades a un ejercicio muy complejo. A lo largo de los últimos meses el debate sobre la independencia ha entrado, también, en ese terreno con la incógnita sobre quien financia a quien, y quien ahorra en beneficio de quien.

La Cambra de Comerç, en su informe sobre el sector empresarial en Catalunya y España, constata esa interrelación. Y, aunque trabaja con datos de 2012, los últimos disponibles –ha habido cambios en el sector, aunque no se consideran que puedan variar en exceso las proporciones-- expone que hasta el 70% de las oficinas de las tres principales entidades de crédito con sede en Catalunya están en el resto de España. Se trata de Caixabank, Banc Sabadell y Catalunya Banc. En el sentido contrario, las seis principales entidades con sede en el resto de España tienen el 14% de sus oficinas en Catalunya.

Interdependencia financiera

La dependencia, por tanto, de las entidades catalanas del mercado español es grande, aunque el mercado catalán también es capital para los bancos españoles. Las fronteras son difusas, claro, pero para los catalanes las tres entidades mencionadas se siguen considerando catalanas, a la espera de lo que ocurra con la subasta de Catalunya Banc.

Los datos de la Cambra también sugieren la interdependencia financiera. La participación de Catalunya en el volumen total del crédito concedido es del 20,2%, cuando el PIB catalán es del 18,8% en relación al total español. El volumen de depósitos es del 16,8%, cuando la población representa el 15,7%. Es, por tanto, acorde con el peso de Catalunya en España.

Si se compara con el PIB catalán, los créditos representan el 154,3%. Y la proporción entre créditos y depósitos en Catalunya es de 1,5, mientras que en el resto de España es de 1,2. En los dos casos, la Cambra constata “la fuerte dependencia del crédito exterior”.

Exportadora neta de recursos

El estudio de la Cambra, dirigido por Joan Ramon Rovira, también se refiere a la capacidad de ahorro e inversión de Catalunya. Y concluye que en los últimos años Catalunya “ha sido exportadora neta de recursos a otras economías, en particular al resto del Estado”.

La tasa de ahorro del conjunto de la economía se situaba en el 26,9% del PIB en 2013, mientras que la tasa de inversión figuraba en el 16,2%. “La economía catalana generó el año pasado un volumen de ahorro bruto que habría sido suficiente para financiar toda la inversión producida en el territorio, y, al mismo tiempo, transferir recursos al exterior por un valor equivalente al 10,7% del PIB, que, por definición, es también el valor del saldo comercial”, se asegura en el informe.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad