Banesto gana un 15,3% menos hasta septiembre

stop

Sube su mora al 2,59%

07 de octubre de 2009 (09:10 CET)

Banesto ha sido la primera entidad en dar a conocer sus resultados correspondientes al tercer trimestre. La entidad presidida por Ana Patricia Botín ha obtenido así un beneficio neto de 553,6 millones de euros en los nueve primeros meses de 2009, lo que supone descenso del 15,3% respecto al mismo periodo de 2008, menos de lo que esperaban los analistas.

La entidad que preside Ana Patricia Botín explicó que el beneficio antes de saneamientos extraordinarios alcanzó los 669,1 millones de euros, lo que representa un incremento del 2,3%.

El banco recordó que el ejercicio 2009 se está desarrollando en un contexto desfavorable para el sistema financiero, con una bajada de los tipos de interés que han alcanzado mínimos históricos en el periodo y un descenso generalizado de la actividad productiva que se traduce en una ralentización del crecimiento del negocio bancario, acompañados de un crecimiento de la morosidad en el sistema.

Pese a ello, la entidad destacó que sus resultados son "positivos" y subrayó la mejora continua en el ritmo de generación de ingresos a lo largo del ejercicio. Todo ello, gracias a su solidez financiera, así como a "un exitoso modelo de negocio desarrollado en torno a la captación y vinculación de clientes de calidad, y la capacidad demostrada en la gestión de costes y de riesgos".

El margen de intereses totalizó 1.305,03 millones de euros, un 10,7% más, mientras que el margen bruto se situó en 1.930,77 millones de euros, con un avance del 5,4%.

El margen neto de explotación, por su parte, alcanzó los 1.180,73 millones de euros hasta septiembre, con un crecimiento del 8,1% sobre los nueve primeros meses de 2008.

Los ingresos netos por comisiones alcanzaron los 452,5 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,9% respecto a los generados hasta septiembre de 2008. La entidad atribuyó esta caída a la caída durante el año anterior del volumen de fondos de inversión y pensiones gestionados, lo que ha repercutido en las comisiones de esta actividad. 

La contención del gasto, clave
La entidad destacó que la disciplina en la gestión de costes es "clave" en una situación como la actual. En este sentido, el banco está desarrollando medidas y actuaciones que le están permitiendo avanzar con eficiencia en su modelo de negocio.

Fruto de esta política, la entidad logró una contención de los gastos generales y amortizaciones, que al acabar septiembre de 2009 experimentaron un crecimiento interanual de solo el 1,4%, porcentaje sensiblemente inferior al registrado por los ingresos, lo que posibilita una nueva mejora en el ratio de eficiencia, que al cierre de septiembre de 2009 se situó en el 39,3%, frente al 40,6%, registrado un año antes.

El banco destacó que durante el presente ejercicio se ha acentuado la tendencia de una menor demanda de crédito, por lo que ha mantenido su tendencia de crecimiento selectivo. De esta forma, al cierre de septiembre la inversión crediticia alcanzaba los 73.937 millones de euros, un 1,6% menos del año pasado.

Los créditos concedidos por Banesto al sector privado totalizaron 68.759,17 millones (-2,4%), de los que 37.147 millones eran préstamos con garantía real, un 0,2% menos.

Las dotaciones para insolvencias aumentaron en el periodo un 28% y ascendieron a 261 millones de euros, evolución derivada del crecimiento de la morosidad en el último año, que en el caso de Banesto lo está haciendo a un ritmo inferior al experimentado por el sistema.

Adicionalmente, el banco realizó dotacones extraordinarias por valor de 165 millones de euros, reserva que el banco justifica por la evolución del ciclo económico y con el fin de fortalecer la situación patrimonial del grupo.

La tasa de morosidad del grupo se situó en 2,59% al cierre de septiembre, frente al 1,17% que suponía un año atrás. Pese a este incremento, la entidad destacó que está en la media del sector. La tasa de cobertura se situó en el 67,2%.

Los recursos totales de clientes gestionados por la entidad, tanto dentro como fuera de balance, alcanzaban los 66.074 millones, un 1% más.

El banco destacó que su nivel de capitalización se mantiene "muy por encima" de los mínimos exigidos, con un exceso de capital sobre los mínimos requeridos de más de 2.100 millones. Al cierre de septiembre el Tier I alcanzaba el 8,6% y el Ratio Bis II se colocaba en el 11%.

La entidad contaba con 150 oficinas menos al cierre de septiembre, respecto a la misma fecha del año anterior, y su número de empleados se situó en 9.093 trabajadores, 625 menos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad