Bankia declara Catalunya territorio prioritario en su plan estratégico

stop

La Comisión Europea reconoce a Barcelona y Girona como zonas esenciales para el banco

Goirigolzarri presenta el plan estratégico de Bankia

02 de diciembre de 2012 (19:31 CET)

Bankia mantendrá su apuesta por Catalunya como puntal del nuevo plan estratégico, diseñado para invertir la situación financiera de la entidad y obtener beneficios a partir del próximo ejercicio. Su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, fijó como meta alcanzar los 1.200 millones de ganancias el 2015 con un programa de negocio ajustado a la estricta condicionalidad de la Comisión Europea. El nuevo perímetro es irrenunciable para recibir 13.459 millones en ayuda pública este mismo diciembre. El banquero vasco proyecta acabar 2013 con los primeros brotes verdes: 800 millones de resultado.

En la senda hacia los beneficios, la estructura que Bankia posee en Catalunya es esencial, según reconoce la propia Comisión Europea en sus conclusiones sobre el plan de viabilidad. A cambio de recibir la ayuda del rescate financiero, impone al banco liderado por Caja Madrid, así como al resto de entidades Frob, un adelgazamiento del 60% --que implicará el cierre de oficinas y la salida del 28% de la plantilla-- basado en el repliegue a las zonas naturales de negocio. Para definir esos territorios, el departamento de Joaquín Almunia establece dos criterios. Por un lado, limita las áreas directas con notable presencia territorial y, por el otro, la influencia que genera esa estructura en territorios próximos. Es decir, se limitan mercados primarios, o core, y secundarios, donde el banco también podrá desarrollar la actividad. Catalunya se encuentra en ambas situaciones.

Zona pyme

Bankia posee un fuerte arraigo en Girona y Barcelona por la presencia de Caixa Laietana. La institución con sede en Mataró participó en la fusión fría que dio pie al actual banco. Recientemente, la caja barcelonesa ha finalizado la integración informática con las redes de Caja Madrid y Bancaja, de modo que las tres operan ya como una única ventanilla. La suma supone 300 sucursales catalanas de Bankia y dada su condicionalidad estratégica, el banco espera que la reducción de capacidad dictada por Almunia afecte poco a Catalunya. En la zona noble de las madrileñas torres Kio siguen las negociaciones con los sindicatos y otros grupos de interés para consensuar el plan de adelgazamiento y definir cómo afrontar la reestructuración.

Entre los valores que aporta Catalunya al banco cabe destacar el negocio generado por las pequeñas y medianas empresas. Bankia tiene nueve oficinas destinadas exclusivamente a prestar servicio a las pymes. Goirigolzarri espera conceder durante la vigencia del nuevo plan hasta 52.000 millones en créditos. Se proyecta que el 18% de esa cantidad se preste a empresas catalanas durante los próximos tres años. La apuesta del banco se define admitiendo, sin embargo, que el catalán es uno de los mercados más competitivos de España. La subasta de CatalunyaCaixa el próximo enero modificará las balanzas de mercado en una zona que supone el 20% del negocio bancario español.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad